Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El corrupto estado de la Nación

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
viernes, 2 de junio de 2006, 00:02 h (CET)
El sadismo es una conducta destructiva que obtiene gratificación haciendo daño porque sí, infligiendo dolor innecesario. Si esta degenerada perversión se pusiere en práctica por ejemplo, a título individual, secuestrando sistemáticamente niños al azar e inmovilizándolos para torturarlos, arrancándoles cruelmente el prepucio, se suscitaría de inmediato, con certeza, la condena unánime por parte de la sociedad en pleno.

No es el caso. Sobre esta monstruosa e irreparable agresión, se han ido acumulando todas las agravantes posibles y por poder hasta llegar un momento en que, paradójicamente, parece que no importe a nadie... Eso es lo que precisamente ocurre hoy en día con la circuncisión ritual de menores, sanguinariamente impuesta a un nutrido sector de la infancia de forma rigurosamente planificada, organizada y masiva hasta el punto de convertirse en un auténtico fenómeno social decretado por determinadas familias y rutinariamente ejecutado sin traba alguna por médicos carniceros. Ni la plebe en su conjunto, ni los políticos con corbata del pueblo soberano, ni la legión de técnicos de la Administración del Estado, tienen nada que decir al respecto. Dejemos a los políticos argumentar a su antojo sobre el estado de algunos aspectos de la nación. Disimular la más abyecta realidad es consentirla. España está podrida.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris