Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Kulturkampf y el laicismo

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 24 de mayo de 2006, 20:43 h (CET)
Son ya muchas voces gubernamentales como la nunca última de Moraleda y las leyes aprobadas, para reconocer -sin albergar duda- el laicismo de esta legislatura. Hay una serie de analogías con otros tiempos por la unión de fuerzas para combatir al catolicismo, que se dio a finales de siglo XIX en el imperio alemán de Bismarck, y que el partido liberal de la época lo denominó Kulturkampf. El nacionalismo de un estado laico y el cristianismo liberal hermesiano de raíces kantianas, fueron el azote al catolicismo pontificio romano con sede vaticana. El resultado fue la expulsión de la Compañía de Jesús y casi todas las ordenes religiosas, penalización de practicas religiosas y legislación contra el catolicismo y la educación, con el resultado de más de 10.000 parroquias clausuradas.

Fue la persistencia de los fieles católicos a su fe, la que hizo a Bismarck comprender su error, unido a la pérdida de confianza en el partido liberal alemán. Salvo las decisiones radicales de otras épocas, coinciden fundamentalmente con el actual laicismo español, por una parte el anticlericalismo del Gobierno, y por otro el nacionalismo imperante, de corte anexionador el alemán del XIX y secesionista el actual español.

El fracaso del Kulturkampf supuso el acercamiento al poder del Zentrum -partido de raíces católicas-, con la derogación de las leyes laicistas y de persecución de la Iglesia católica, así como la reforma de las leyes de educación entre otras. Salvando las distancias de los tiempos, viene a ser ejemplo de como el pueblo católico es firme a su doctrina ante los envites de los gobiernos y los estados. El actual Gobierno español debería ser reflexivo ante las lecciones de la historia, como aprendió Bismarck , con el resultado del volver a empezar en la restauración de los valores y derechos que el pueblo de Dios tiene como eje fundamental. Que son muy difíciles hacérselo desprender, como certifica esta ciencia que estudia los hechos del pasado.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris