Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

La batalla

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 24 de mayo de 2006, 20:19 h (CET)
Desgraciadamente vemos muy a menudo como en el fútbol, tanto profesional como de base, las agresiones se están convirtiendo en algo normal antes, durante y después de un partido.

El fútbol de primera ya se acabó pero muchas otras competiciones siguen en juego, y una de ellas es el fútbol sala. A pesar de que parezca un deporte sin demasiado seguimiento, muchas canchas son las que se llenan partido tras partido. Desde hace unos días se están disputando las eliminatorias por el título de liga y las de promoción de ascenso y descenso. En una de estas últimas se enfrentan Las Rozas Boadilla, que busca el retorno a la División de Honor y Benicarló Grupo Poblet, que busca la permanencia.

Tradicionalmente el fútbol sala siempre ha sido un juego en el que ha predominado el “fair play”, sin embargo, el pasado viernes en la cancha de Las Rozas Boadilla, durante y al final del tercer partido de la eliminatoria se libró una cruenta batalla en la que participaron jugadores y aficionados. Los golpes volaron sobre el terreno de juego y la Federación decidió sancionar a varios jugadores y obligó a jugar el siguiente partido de los locales a puerta cerrada, pero también se jugará el último partido en Benicarló en las mismas condiciones.

Ante una decisión tan anodina y sorprendente sólo cabe preguntarse cuál fue la razón de la Federación para dar esa solución. Porque es lógico que se cierre una cancha donde se libró una batalla campal y también es normal que se sancione a jugadores, pero ¿qué se cierre el campo del equipo visitante?.

No creo que tenga ningún fundamento la decisión tomada, incluso no creo que llegue a jugarse el último partido de la eliminatoria el próximo sábado a puerta vacía.

No tiene ningún sentido cerrar un estadio por algo que no ocurrió en él mismo, ni siquiera la afición de Benicarló provocó ningún incidente en Las Rozas.

El fútbol sala de mayor nivel hace dos años que se vive en la ciudad castellonense y la pasada temporada su afición fue nombrada la mejor del campeonato. Es un público exigente, que vive con tensión los partidos, que conoce muy bien las limitaciones de su equipo y no deja de darle aliento en ningún momento.

La única lógica que se le encuentra a la decisión tomada por la Federación es que quiera castigar el comportamiento de los responsables de ambos clubes, quienes han ido calentando con su declaraciones la eliminatoria partido a partido. De esta manera cree que actúa en consecuencia pero lo único que hace es privar a una afición modélica de apoyar a su equipo en el partido más importante de la temporada.
El sábado se juega el último encuentro, que decidirá quien juega en División de Honor la próxima temporada, puesto que la eliminatoria se encuentra empatada a dos victorias, y de momento a puerta vacía.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris