Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Del fútbol a la política

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
martes, 23 de mayo de 2006, 22:21 h (CET)
Si Ronaldinho, Iniesta y Deco hubieran jugado en el Valencia, el pichichi de la liga que acaba de terminar hubiese sido Villa, el Guaje. Pero como juegan en el Barcelona, el pichichi es Eto’o. Enhorabuena al camerunés. Y al Barcelona en su conjunto por ganar la liga y la champions, ésta última rematada en el París de la France.

Y ya que hablamos de fútbol, llama bastante la atención el hecho de que el Presidente del Gobierno, por muy ocupado que esté (que no debe estar tanto como parece, ya que ha sido avistado recientemente en París, en el mismo campo de fútbol en el que precisamente jugaba el Barcelona), no tenga un rato libre para departir con el Presidente de Canarias. También se le ha visto en Gerona, y tal vez en otros puntos de Cataluña, en un mitin de exaltación de las excelencias del Estatuto ¡qué raro! (Por cierto, no deja de ser curioso que el argumento más sólido en defensa del sí, sea una constante y avinagrada laceración del PP…)

El Madrid no ha estado a la altura que de él cabría esperar ¿Qué vamos a decir, entonces, del Madrid? Nada. Que no se le ve, ni se le siente, ni se le nota. Salvo a Zidane, que es grande. Y, mira tú por donde, es grande y francés. Dos vocablos que los gabachos siempre han creído sinónimos y Jerónimos.

Señor Zapatero: me voy a poner paternalista y autosuficiente y le voy a dar un consejo de persona mayor: vaya a ver a Martín, hombre, el del ratón. Vaya a ver a las autoridades Canarias que, con independencia del signo político que tengan, que lo tienen, lo están pasando muy mal (Le supongo enterado del problema de los cayucos y le juro y le rejuro que, en este caso, el Partido Popular no tiene nada que ver ¿O sí? ¿Tal vez cree usted que el PP se dedica a la reclutación nocturna de subsaharianos para meterlos en Canarias de tapadillo? Ustedes, los políticos, llegan a ser realmente perversos).

Del que sí habría que hablar, y mucho, es del Villarreal. El Villarreal jugó de veras al fútbol, pero perdió. Riquelme es argentino y tiene ritmo de tango. O de milonga. Es muy bueno, Riquelme, incluso tirando penalties, pero falló. Y es que Argentina tiene ahora la negra, desde el corralito.

Claro que ¿cómo iba a ir Zapatero a Canarias si tenía un compromiso previo en el País Vasco? Tenía que decirle a Otegui, sí Buana, porque Otegui le había amenazado un par de días atrás, cuando se puso nervioso y furibundo porque volvió a citarlo Marlaska, como a los toros . “Cómo temblaba, madre, cómo temblaba el farolillo de la calle”.

Al Arsenal hay que ponerle un diez en entrega. Y en disposición táctica. Luego está Henry que, él solito, se trajo a la defensa del Barcelona por la calle de la amargura, incluido Pujol, el futbolista y el precursor de Maragall. Lo que pasa es que la pelota sólo quiso entrar una vez. Y ya se sabe que “solamente una vez / se ama en la vida”. Es francés, el Henry.

Dice Ibarretxe que el Presidente del Gobierno acepta la autodeterminación del País vasco y que el modelo a seguir es Montenegro. Lo cual que, si el nombre es arquetipo de la cosa, como dijo Platón en el Cratilo, dificilillo lo tienen. Un monte negro siempre sugiere un monte quemado o chamuscado. Claro que el monte de Venus también suele ser negro: negro lo tengo más lo quisiera. En todo caso un monte encendido.

El Bilbao le ha ganado al Barcelona el último partido de liga, con lo que ha lavado un poco la imagen que había ofrecido en los últimos tiempos. Menos mal, tanto para el equipo como para el entrenador. Había alguien que ya estaba pidiendo Clemencia. ¿Es que se puede imaginar al Bilbao en segunda, siendo un equipo de vascos fornidos, levantadores de piedras y de pueblos? ¿Qué hubiera ocurrido con San Mamés, la catedral? ¿Qué hubiera ocurrido con el RH de Arzalluz, el pastor?

Pues mire una cosa, señor Zapatero, con todos mis respetos al Estatuto (los que le tengo y los que no le tengo), le aseguro que los problemas de Cataluña, a los que usted se entrega solícito, ferviente y amoroso, son problemas hasta cierto punto ficticios que, en algunos casos, ha contribuido usted a crear (Fíjese si son ficticios que el sentir de los catalanes se ha dado por supuesto en unas proporciones que no se corresponden con la realidad, y antes de habérselo preguntado a ellos, es decir, el sentimiento de los catalanes ha sido recogido de oídas por los políticos. Y erróneamente. Ya ve que ustedes, los que han propiciado todo este embolado, confunden la realidad con los deseos, que es como confundir el tocinillo de cielo con la velocidad de la luz).

La liga se ha acabado en España. En el muslo de las mujeres, ya hace mucho tiempo que se acabó. Y qué feo quedaba ¿eh? El muslo partido por una goma. El muslo de dama. Pero, claro, la lencería estaba aún en mantillas ¿Mantillas o Montillas? No, en Montillas están las opas sobre Endesa: Gas Natural, E.ón. A Montilla le van a dar las opas con honda… Menos mal que el Barça ha ganado la liga, esa que al sí de las niñas les viene tan grande ¿Grande Marlaska? No, aquí, el Mayor es Zaragoza.

El problema de Canarias, en cambio, es real y muy señor mío, tan real como la desesperación de las autoridades del archipiélago, esas a las que usted no concede una entrevista, ni siquiera la promesa de una entrevista, ni siquiera la promesa de la promesa de una entrevista ¿Qué pasa, que Canarias no le da a usted votos? “No le de a usté ansia / no le de a usté mieo” ¿O es que el ciudadano de las islas, como el extremeño, es de naturaleza segundona y no lo cree digno de ser visitado ni siquiera ante la aparición de una tragedia como la de los cayucos? ¿Cómo va usted a cortar esta afluencia de subsaharianos en busca de lo que creen una vida mejor? ¿Con las declaraciones de “María Teresa sí que besa como se besa de verdad”? Muchos besos necesitamos para contener este alubión de cayucos… Muchos besos, sí, de la Flaca…

Y como da la casualidad de que se ha acabado la liga, vamos a hablar de política, que, a fin de cuentas, también consiste en irse pasando unos a otros la pelota “Pásamela, Zapatero, que los arrollo” “Eh, tú, no la chupes tanto ¿o crees que te la han traído los reyes?” Pues sí, mira, en cierto modo…

Deje usted por un momento a Cataluña, señor Presidente, que le ha absorbido el seso y la voluntad. Acérquese un poquito a Canarias y trate de resolver los problemas reales de la inmigración, con la que le está castigando el destino ¿O cree que es el PP? Cómase un sancocho de cherne y un plátano, a ver si las islas afortunadas, que no son sospechosas de centralismo, le transfieren a usted un poquito de españolidad. Existen otras cosas en España, otros territorios y otros problemas, que no son ni el Estatut ni Batasuna. Existe Teruel, por ejemplo. Y Zamora. España no se agota en Cataluña ni en el País Vasco. Usted mismo es de León y no creo que se avergüence de serlo ¿O sí? Salga de esas cuatro paredes del nacionalismo identitario y ombliguista que le tiene a usted tan cogido por los escogorcios, tan enternecido y obnubilado. Péguese un voltio por otros lugares de esta España variada, sufridora y realmente sufrida. Reciba en su despacho a los canarios, los que cantan, aunque le canten las cuarenta, a las que sin duda se ha hecho sobrado acreedor. Entone usted un mea culpa sincero y, si fuera necesario, ponga de propina la otra mejilla, como mandado de Cristo. Gobierne la realidad española con toda su crudeza y déjese ya de servir a las oligarquías de Cataluña y de ayudar a sus líderes de chichinabo a conquistar nuevamente el poder, con el que quieren gobernar a su antojo a los catalanes. Y, por favor, tenga usted cuidado con Otegui, que ese sí que muerde. Y no de broma.

El problema de la inmigración, en parte, lo puso usted a hervir en una gran Caldera de mucho fuelle y no poco humo. A usted, pues, y a su Caldera de hervores les toca ahora empeñarse en la solución, como si de eso dependieran sus vidas Que todo puede ser. Sus vidas políticas. Hágame caso, sé que estoy siendo paternalista y un tanto sobradillo. Pero es porque le quiero a usted como a un hijo que, despendolado por una tía buena, se le han cegado los ojos para las demás. El Rey, al que piensan acudir en demanda de ayuda (porque usted no les oye), será más paternalista que yo, le tirará públicamente de las orejas y, al final, tendrá usted que hacer lo que tenía que haber hecho antes de que yo escribiera este artículo. Reúnase con los canarios, hombre, que le van a dar por perdido. De hecho, el Rey ya le ha ganado por la mano. Y ha llamado a Adán, que fue nuestro primer padre (se lo digo por si se lo pregunta el Papa en la próxima entrevista), y a Martín, que es el que tiene realmente el problema. Aunque, figúrese usted (“Ay doña pastora / Ay doña Isabel / Perdida está España / Perdida la fe”), el problema es realmente de todos.

Noticias relacionadas

Ucrania eligió como su gobernante a un cómico a quien tomó en serio

Zelensky ha ganado con más del 70% de los votos a su rival, el actual presidente Petro Poroshenko

Carta abierta a Gloria Serra, columnista de La Vanguardia

“El primer paso de la ignorancia es presumir de saber” Baltasar de Gracián

Enfocarse en lo ilusorio obstaculiza modificar la realidad

“Aprende en lo ilusorio, porque de ello se compone en gran medida nuestro presente”

Lo armónico es lo que nos da vida

“En la cercanía de unos y de otros está el triunfo de lo armónico”

¿Estamos locos?

He sentido vergüenza ajena al conocer algunos “salarios” con los que se “compensan” los esfuerzos de ciertos VIPS
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris