Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Europa y EEUU habrán de alcanzar un acuerdo sobre Irán

Piotr Goncharov
Redacción
martes, 23 de mayo de 2006, 22:21 h (CET)
Este martes, en Londres, se celebra el encuentro, fijado para el viernes pasado, de delegaciones de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Alemania («grupo 5+1») sobre el contencioso iraní. En esta cita el “trío europeo” (Alemania, Gran Bretaña y Francia) someterá a consideración de los directores políticos de los departamentos diplomáticos del “5+1” un paquete de propuestas compromisorias a Irán para arreglar la situación en torno a su programa nuclear.

De lo aceptables que resulten para Teherán las nuevas propuestas del “trío europeo” dependerá en muchos aspectos el desarrollo de la situación en torno a Irán en meses próximos. ¿Será reanudado el proceso negociador suspendido en agosto pasado o en la agenda reaparecerá el problema sobre la elaboración por el Consejo de Seguridad de una resolución “vinculante” estipulando sanciones incluidas las de carácter coercitivo?

Esta vez, mucho depende no tanto de Teherán como de la postura que asuma el “trío europeo”. ¿Podrá éste, a despecho de la presión de Washington, elaborar propuestas de veras compromisorias y no perentorias a Irán? ¿Será posible, a raíz de ello, que todos los demás participantes del “5+1” –Rusia y China entre ellos- acepten un compromiso respecto a las mismas?

La preocupación que muestra la comunidad mundial frente al programa nuclear de Irán se debe, ante todo, al desarrollo por este país de los reactores a agua pesada y al afán de Teherán de crear su propio ciclo completo de combustible nuclear, lo que excede sobremanera el marco de las necesidades de energía nuclear de Irán. Las dos cosas suscitaron dudas respecto al carácter pacífico del programa iraní. Por esto la versión de año pasado de las propuestas europeas a Teherán exigía que Teherán se negara a crear reactores a agua pesada e implantar la moratoria por un plazo indefinido (20 años, como mínimo) a todos los tipos de trabajos relacionados con el enriquecimiento de uranio.

En este asunto precisamente era posible, por ejemplo, llegar al compromiso siguiente: Teherán se niega a crear reactores a agua pesada, reservándose el derecho a desarrollar su propio ciclo completo de combustible nuclear, pero en formato limitado, es decir, enriquecer uranio solamente para fines de investigación científica. A propósito, el director general de la AIEA, El Baradei, se refirió de forma cautelosa a la posibilidad de tal compromiso precisamente.

¿Qué sucede hoy? Según la información infiltrada estos días en la prensa, respecto a la principal variante de nuevas propuestas, el “trío europeo” está dispuesto a ofrecer a Irán, en forma de compromiso, el reactor nuclear a agua ligera a cambio del reactor a agua pesada y, a la vez, a cambio de que Teherán deje de realizar trabajos de enriquecimiento de uranio. Por su parte, el “trío europeo” da garantías de suministrar continuamente combustible nuclear enriquecido a Irán. De ser aceptadas estas propuestas por Teherán, el contencioso iraní sea solucionado en muchos aspectos.

Sin embargo, Teherán rechazó de inmediato esta variante. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, quien, como por ironía de suerte, se encontraba en la ciudad iraní de Arak donde se está creando el reactor a agua pesada, dio a entender que la parte iraní no renunciaría a su programa nuclear declarando que de ninguna manera “el pueblo iraní cambiará su oro por varios chocolatines”. En pos de esta intervención, el Teherán oficial volvió a declarar su condición: Irán está dispuesto a considerar cualquier propuesta que estipule reconocimiento oficial de su derecho, como parte del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, a desarrollar su propia tecnología nuclear pacífica.

La retórica es harto conocida. Precisamente en agosto pasado, en situación análoga, fue suspendido el proceso negociador. ¿Valdrá la pena de echar toda la culpa a Irán?

El “trío europeo” que está elaborando propuestas, al parecer, compromisorias, al mismo tiempo no piensa renunciar a sus exigencias de que Irán suspenda todos los trabajos de enriquecimiento de uranio, mientras que Teherán, en aras de compromiso, se muestra dispuesto a aceptar el formato limitado de este programa, pero no más. Dicho en otros términos, el refrán muy difundido en Irán reza: invitaron al hindú a la cena de gala sirviéndole platos de carne de res.

¿En qué quedarán las consultas en ciernes? Mucho depende de si el “trío europeo” alcance un acuerdo con Washington. Si los europeos sean capaces de introducir en la principal variante de sus propuestas compromisorias, ya rechazada por Teherán, el ítem relativo a la versión limitada del programa iraní de enriquecimiento de uranio en lugar de suspenderlo por completo, tal enfoque tendría chances reales. Máxime que la AIEA no está en contra de esta variante y, además, Moscú y Pekín la apoyarán por completo.

____________________

Piotr Goncharov, para RIA Novosti.
Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris