Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Machismo   Feminismo   Pedro Sánchez  

El feminismo radical sigue impertérrito su batalla contra los varones

"La maternidad es esclavitud" Carmen Montón (exministra de Sanidad del PSOE)
Miguel Massanet
miércoles, 15 de mayo de 2019, 15:01 h (CET)

No basta que Europa se encuentre amenazada por el “brexit” de Gran Bretaña, por la amenaza de que el enfrentamiento comercial entre China y EE.UU acabe con una nueva crisis mundial de proporciones inconmensurables o que, en España, lo que parecía una batalla perdida para los nacionalismos excluyentes vasco y catalán, con los resultados del 28A la situación haya cambiado y con un gobierno como el que se nos anuncia del PSOE solo en minoría u otro posible entre socialistas y Podemos, con el apoyo de los nacionalistas catalanes; pueda provocar que aquella aparente seguridad basada en que, por encima de todo, existiría la Constitución como garante de que, cualquier intento de trocear España, quedaría rápidamente superado por la fuerza de los partidos constitucionalistas defensores a ultranza de la actual Carta Magna; ahora, con la espectacular victoria de la izquierda, aquella certeza ha dejado de ser tal y estamos empezando a temer que, el señor Sánchez y su equipo, vuelvan a las andadas y pretendan modificar la Constitución para llevar a término aquella vieja idea de un país de tipo federalista que intentó colar el actual presidente del Gobierno, con el objetivo de conseguir que los catalanes apoyaran sus propuestas de reforma incluidos los PGE del año 2019.

No basta, tampoco, que los resultados de las urnas del referendo de 28A hayan sido favorables a los intereses de la izquierda y, a nuestro entender, de los partidos separatistas que, con un gobierno del PSOE, al que han apoyado sin disimulo alguno para evitar que, una unión del centro-derecha hubiera podido formar un gobierno que hubiera acabado con sus pretensiones nacionalistas, con el reforzamiento de aquellos que siempre se han mostrado partidarios de la unidad indivisible de la patria española. En realidad, uno de los grupos que han salido más beneficiados por los resultados de la consulta, han sido las feministas, los gay y lesbianas, los okupas, los antisistema, los progres y los anarquistas, que saben que van a encontrar en el nuevo gobierno el apoyo que, sin duda alguna, les serían escatimados si hubieran ganado las derechas.

Pero, si uno de los puntales del señor Pedro Sánchez, la señora vicepresidenta en funciones, señora Calvo, no ha tenido empacho alguno en dejar esta perla en sus últimas declaraciones: “Hay que acabar con el estereotipo del amor romántico: es machismo encubierto”, demostrando el carácter totalitario de esta señora, amén de este empeño propio del comunismo de prescindir de todos aquellos sentimientos humanos que impidan que cada persona sea algo más que un número en el registro de los “afectos al régimen” o de los “desafectos al régimen”, de esta penosa idea de que todos somos iguales y que no somos más que números, como si fuéramos reos en el penal de una vida sin alicientes, adocenada y sin ilusiones a la que quieren conducirnos todos estos invasores de nuestras libertades, pretendiendo convertirnos en reos sumisos condenados al penal virtual en el que pretenden encerrarnos, para obligarnos a una vida sin alicientes, adocenada, carente de ilusiones y sin otra esperanza que la de morir esclavizados bajo la bota opresora de los grandes vudús, presuntos redentores del proletariado, depredadores de ilusiones y verdugos de la esperanza, que han pretendido convertir la humanidad en un lugar de clones aborregados, al servicio de aquellos implacables caudillos totalitarios, que han decidido dirigir y esclavizar el libre albedrío de la especie humana.

Este feminismo que ha dejado de ser un movimiento de dignificación del rol de la mujer, de reclamación de equiparación en deberes y derechos con el género contrario, de reparto equitativo de tareas y de mutuo respeto entre hombres y mujeres que, seguramente hubieran sido las aspiraciones de las precursoras sufragistas del siglo pasado; parece que ha entrado en una fase de encono, de revanchismo, de transformación de objetivos y de enfrentamiento que, por la crudeza con la que se manifiesta, por los excesos absurdos que se pretenden imponer y por la pérdida del sentido de la medida, de la prudencia, de la moderación y, por encima de todo del sentido común que debiera ser el árbitro de este absurdo enfrentamiento con el que, las mujeres, ya no sólo intentan la que ellas califican de igualdad, sino que no les basta y ahora pretenden feminizar la política, modificar el diccionario, relegar los derechos de los hombres y otorgarse lo que se ha dado en llamar como una “discriminación positiva” un oximorón absurdo que no tiene otra justificación que la de una revancha pueril, buscando el enfrentamiento y utilizando métodos a todas luces inadecuados para los fines que se pretenden, algo que nunca van a conseguir si la actitud que adoptan es la de buscar la humillación del sexo contrario, con propuestas tan condenadas al fracaso, poco realistas y ofensivas como la que la artista femenina Alyssa Milano ha pedido a las mujeres de todo el mundo: una “Huelga sexual hasta que tengamos de nuevo la autonomía de nuestros cuerpos" añadiendo, "Nuestros derechos reproductivos están siendo eliminados". Esta propuesta se debe a que los republicanos pretenden poner medidas para limitar el número de abortos.

Quizá esta señora, sin pretenderlo, les haya hecho un gran favor de muchos maridos a los que satisfacer los deseos lúbricos de sus mujeres les resulte poco atractivo. Tampoco sabremos si este especie de Ramadam de abstención de sexo afectará a las relaciones lesbianas, gays o a las prostitutas a las que esta señora Milano parece querer impedir que vendan sus servicios privándoles de su medio de vida. En cualquier caso, no creemos que esta propuesta, aparte de la publicidad que esta artista pueda haber conseguido con tan estrafalaria idea, vaya a calmar los desahogos amorosos entre parejas de modo que dejen de producirse porque la artista lo haya solicitado.

Sin embargo, recientemente, el feminismo en España empieza a tomar una derivada distinta. El comunismo bolivariano representado por el señor Pablo Iglesias, que ha permitido que su partido, por evidentes necesidades electorales, haya feminizado su nombre pasando de Unidos Podemos a Unidas Podemos, en un guiño nada disimulado al feminismo patrio; ha encabezado esta campaña para conseguir el voto de las mujeres; siendo su compañera, Inés Montero, la que ha hecho bandera de la campaña el intento de atraer a las mujeres hacia la disciplina de su partido, el de los comunistas bolivarianos, con lo cual han pretendido capitalizar las reivindicaciones feministas presentándose como el partido de las mujeres, el que pretende defenderlas ante el machismo del resto de partidos y llevar la insignia de sus reclamaciones contra las leyes que controlan el aborto ( lo poco o casi nada que lo hacen las actualmente vigentes) con la evidente intención de que no haya traba alguna, ni siquiera plazos, para que puedan desprenderse de esta “carga” que representa el ser, de momento, las únicas que pueden engendrar, como sucede en la mayoría de especies que habitan la ¨Tierra, la descendencia de la raza humana.

Camille Paglia, una feminista a la que odian de muerte las feministas, entre otras acertadas frases, ha publicado las siguientes: “Si una mujer hace el mismo trabajo que un hombre, le tienen que pagar lo mismo. Sin embargo, ahora las feministas se apoyan en no sé cuántas estadísticas para afirmar que las mujeres en general ganan menos que los hombres. Pero esos gráficos son fácilmente rebatibles. Las mujeres suelen elegir trabajos más flexibles para poder dedicarse a sus familias. También prefieren trabajos que son limpios, ordenados, seguros. Los que son sucios y peligrosos se los suelen endosar a los hombres, que también suelen estar más presentes en áreas más comerciales. Tienen una vida mucho más desordenada, pero eso, por supuesto, se remunera"; “Si permites que tu trabajo defina tu personalidad, es que eres un enfermo. La vida humana está dividida en la vida privada y en la pública. Y es muy importante desarrollar la vida familiar, afectiva… Centrarse solo en la vida pública puede ser propio de personalidades distorsionadas"

Como suele ocurrir, casi siempre, cuando se pretende defender una opinión, una cuestión política, una teoría científica o un teorema matemático, lo importante es la precisión de las argumentaciones, la demostración con pruebas de los asertos, la eliminación de cuestiones accesorias y la propia belleza del razonamiento que lleva a la conclusión que demuestra lo que se intenta probar. Las salidas de tono, los insultos innecesarios, los absurdos léxicos y las agresiones al diccionario de la lengua española con subterfugios con los que se pretende feminizar la semántica y prescindir de la morfología, en el uso de las palabras, están condenados al más absoluto fracaso.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, nos preocupa que, cuando estamos en unos momentos en los que se puede decir que nos encontramos ante una situación confusa derivada de los recientes comicios el que, el tema femenino, deba coexistir con otros tan graves como es el desafío catalán, la amenaza de que la economía entre en una fase de estancamiento o que los conflictos que tienen en vilo a una parte importante de la humanidad, pudieran acabar en conflagraciones entre las grandes potencias; el que las mujeres quieran convertir lo que, hace años fueron sus problemas, pero que, afortunadamente, ya se han solucionado en su mayor parte, en un enfrentamiento de sexos nos parece, como mínimo, inoportuno y fuera de lugar.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

EEUU quiere que el fundador de Wikileaks pase el resto de su vida silenciado y encarcelado

¿Qué hay detrás de la censura y persecución contra Assange?

Sentido de la vida

En el libro El sentido de la vida de Gustavo Bueno se plantean numerosas cuestiones que conforman un sólido y extenso tratado de filosofía moral

Mal empieza, señora Batet, entorpeciendo la suspensión de los golpistas

Enfrentarse, por motivos partidistas, al Tribunal Supremo; intentando ver fantasmas donde no los hay, no es la mejor manera de iniciarse en la presidencia del Congreso, señora Meritchel Batet

Prevaricando a lo grande

“Esta diputada es tan absurda como el actual alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que elimina los patios de los colegios e institutos para hacer aparcamientos públicos”

Días de Vino y Rosas

Mitxeli Batet y Manuel Cruz, tratarán de reconducir la soberanía del Estado hacia un incierto y preocupante destino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris