Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Personas anuncio

Francisco Rodríguez
Redacción
lunes, 22 de mayo de 2006, 02:07 h (CET)
Me llama la atención ver a mucha gente lucir camisetas, chandals y otras prendas de vestir en las que aparecen una variada muestra de logotipos, marcas, nombres comerciales, paisajes, fotografías, caricaturas y mensajes publicitarios de turismo, de política, de cantantes o de grupos artísticos.

Me parece normal que los trabajadores una empresa de construcción, de transportes o de seguridad muestren su nombre de forma ostensible. Otros lucen prendas recibidas como obsequio comercial, normalmente de poca calidad, que, quizás de forma inconsciente, se convierten en gratuitos colaboradores de una campaña publicitaria barata: regalan la camiseta, la sudadera o la gorra a cambio de que los usuarios anden por la calle convertidos en un anuncio ambulante de sus productos o simplemente recordatorio de su importancia y presencia social.

Veo también a gente luciendo prendas en las que campea el nombre de alguna universidad americana que, posiblemente, el que la lleva no sabe nada de ella ni siquiera en donde está situada, pero que debe producirles cierta satisfacción su lucimiento. Y qué decir de los que exhiben algún slogan en inglés o en ruso y hasta en griego. Algunos conocen lo que significa, pero otros no tienen ni idea. Puede ser una forma de papanatismo inconsciente.

La política también se asoma a la ropa siendo la famosa foto del Che Guevara la que más se repite. Parece mentira que haya aún quien se siga identificando con semejante personaje después de quedar al descubierto el gran fiasco de la revolución comunista, pero ahí sigue campeando la estrella roja de cinco puntas. Más cercano a nosotros, todavía quedan camisetas con el “Nunca mais” siempre referido al Prestige pero no a los pavorosos incendios de Huelva o Guadalajara que tampoco nunca más deberían de repetirse. Es penoso ver prendas decoradas con dibujos terroríficos, soeces o irreverentes que dicen mucho de quienes las llevan.

Pero hay algo que me apena: ver a los que llevan con orgullo la marca de las prendas que visten después de haber pagado por ellas un alto precio. Es convertirse en anuncio ambulante gratis. Son consumidores manipulados a los que se les ha convencido de que mostrar públicamente la marca de su ropa es un signo de distinción. Lo normal es que el nombre del fabricante aparezca en el interior de la prenda juntamente con las advertencias acerca de la forma de limpiarlo o lavarlo, pero no que aparezca en el exterior, en grandes letras y de forma bien destacada después de haber pagado un precio siempre caro.

La publicidad sabe que uno de los mejores recursos para vender es apoyarse en la vanidad de los consumidores: que todos sepan que vistes la ropa de moda, que todos sepan que llevas un pantalón, una camisa, unas zapatillas de deporte o lo que sea, de una marca que aparece en televisión, en los periódicos, en los cartelones de las carreteras o de las paradas de autobús. Pura manipulación aunque la gente diga que no se siente manipulada. Si advirtieran la manipulación, éste dejaría de tener efecto, pero solo podremos advertir que nos manipulan si utilizamos nuestra cabeza para pensar por nuestra cuenta y no para lucir la gorra que nos han regalado al comprar una docena de refrescos.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris