Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Qué lástima da la lástima cuando lastima...

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 20 de mayo de 2006, 22:03 h (CET)
Conceder el príncipe de Asturias de las artes al manchego Almodóvar para mayor desafuero del ARTE Universal es pueril, inaceptablemente pueril.

Un “director” que retrae para su cine las mayores aberraciones del carnal ego humano para luego lanzarlas a los “leones” hambrientos de idiosincrasia, no merece más premio que la insidia de ignorarle.

Sus películas, las cuales no he visto, lógicamente, aunque de sobra conozco sus guiones, difunden “la mayor pedofilia del cerebro humano”. De ahí sus “éxitos”... - sí, digo bien sus éxitos- conseguidos gracias a los aplausos de los sin ideas propias, los depravados y sus colegas...

Hoy nadie va al cine para ver una historia de amor si no se resume desde las inmundas cloacas de la perversión humana, entre otras, violaciones ficticias de niñas y mujeres, que luego son víctimas sangrantes hechas realidad.

En esto basa el premiado director sus argumentos cinéfilos y por eso “triunfa”.

Ahora bien, concederle el premio Príncipe de Asturias de las artes es una ignominia para los que entendemos por Arte la exaltación de la inteligencia humana en su más alto grado cósmico. De concederle algo en todo caso sería “El premio Príncipe de Asturias de las almorranas”.

La mayor ofensa que se le puede hacer al arte, entiendo, la divulga este señor. En eso es un maestro, además del mejor exponente de los que desean ver una buena parte “de la actual sociedad” para desgracia del ser humano.

El arte trata de crear ideas que armonicen con el Cosmos. El arte es la fusión del Universo con la inteligencia que nuestro cuerpo genera a través de ingerir otras energías vivas. Hacer arte con las iniquidades de nuestro putrefacto cuerpo, un compendio de vísceras y enfermas pasiones, es idiotizar la poca inteligencia que aún pueda quedar.

La diferencia entre ARTE y almorranas es cósmica manifiesta; mientras éstas narran y divulgan la carne putrefacta que nos prestó la Tierra, cuando en la tumba se descompone el arte se eleva a lo sublime cuando narra y divulga la procreación del ser energético vivo hacia la existencia visual de una nueva vida.

El señor Almodóvar no crea arte, crea pasiones carnales, elige a los mejores actores para que interpreten, lo que no necesita interpretación, es decir, los vicios del ser humano, a cambio se hace famoso y millonario.

Hoy, el Séptimo Arte, bajo excepciones, está muerto, de antaño nos queda en el recuerdo, magnos actores, y grandiosas obras maestras que dignificaron el CINE, sin necesidad de violar “a la puta maestra..., drama muy propio del premiado en cuestión.

Un director de la Mancha de cuyo cine no quiero acordarme, que no hace mucho perjuraba que la derecha española intentaba dar un golpe de estado... Aunque para golpe, o mejor dicho “pedrada” la del jurado del premio con más sangre azul: El Premio Príncipe de España por la gracia del azar. Azar de épicas cruzadas, dragones y mazmorras, donde los reyes y príncipes, reinas y princesas, acaparaban vasallos “muertos” de hambre, y se bañaban en platinas de oro cubiertas de sangre de sus víctimas inmundas.

Pues bien aun hoy, las prebendas de azar pululan, entre otros lugares, por la España nuestra, yo les respeto como seres humano como no puede ser de otro modo, ahora bien si hoy “padecemos” monarcas es por que siguen existiendo millones de personas que babean cuando les ven pasar, se casan, o “paren” como toda madre de vecino... Normalmente estas personas odian a los de su mismo extracto social, bien por ser más pobre que ellos o bien por vivir un poco mejor.

Resumiendo, el “arte” que difunde el Director manchego proviene de las ignominias corpóreas del ser humano, a cambio recibe, el premio príncipe de Asturias- por la gracia del azar- de las artes... ¿Por cierto, los cincuenta mil euros del premio se sabe de donde salen?

En fin, seguro que nadie me dará razón, reconozco que soy, un grano de arena en el inmenso desierto, donde pululan, los homos que se dicen políticamente lógicos. Homos Sapiens forjadores de los tiempos que vivimos, tiempos, donde se recompensan las inmundicias del ser humano, y se deja morir, justamente de inmundicia a millones de personas que apenas sobreviven, desheredados de pan o agua que llevarse a la boca, en un lugar de la mancha cósmica llamada Tierra...

Desgraciadamente el ser humano camina al mismo ritmo que crece, sus frenéticos despropósitos, hacía su extinción. No seré yo quien calle aunque censuren de desequilibradas mis lógicas con argumentos políticos sin más base, que la que un día sus fanáticos líderes refrendaron para la convivencia partidista de sus bases.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris