Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

La aureola de Doña Maldad

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
sábado, 20 de mayo de 2006, 22:01 h (CET)
La diadema de maldades nos destruye como seres humanos. Tiempo al tiempo. El origen de esta corona voraz es siempre lo mismo, el odio, el egoísmo, el culto de sí mismos, querer ser el centro de todo, dominar cuanto más mejor. La perversidad ha tomado posiciones de privilegio que nos confunden. La desorientación está a la orden del día, porque los poderes también han enfermado con divisiones, con pocas credibilidades y falta de autoridad. Se contradice la justicia que, para colmo de angustias, es incapaz de hacer justicia social. Se esconde la libertad por miedo a la prepotencia de la mentalidad dominante. El que se mueva no sale en la foto, dijo un político de los de verbo presente. El grito de la muchedumbre no deja oír a la conciencia. Y así, el rumbo de la murmuración, que es perversa; gobierna a sus anchas. El reinado de la discordia ha crecido. Las querellas por calumnias e injurias se han multiplicado. Cuando los dirigentes de un país revierten todas sus energías en cuestiones de cotilleo para no perder votos, la malicia no puede cosechar otra cosa que inmoralidades y fracasos.

Me parece de una inmoralidad, y un verdadero desengaño para los demócratas, la riada de corrupciones que se alistan a diario en el cauce de nuestra existencia. Ya lo dijo el excelso filósofo José Antonio Marina: El listillo es un peligro público. Su obtusa maldad es para temerle. Nuestras sociedades son cada vez más complejas y conflictivas, con una creciente crisis de los valores, lo que acrecienta que los linces aprovechen la ocasión para hacer su verdadero agosto. A río revuelto, siempre se ha dicho, ganancia de pescadores. El adoquín de maldades nos ha tornado insolidarios. Comprometerse a vivir y a trabajar siempre los unos por los otros, y nunca los unos contra o en perjuicio de los otros, como manda la conciencia justa, es tan complicado como buscar una aguja en un pajar. Sería bueno que los políticos comenzasen por esta lección ejemplarizadora, a fin de purificar este podrido ambiente del que en parte ellos han putrificado con políticas más de negocio propio que de servicio a los demás.

También resulta corrupto, destructivo, egoísta y perverso, la moda de ciertos medios televisivos, con la gran influencia que tienen sobre los ciudadanos, ofreciendo heroicidad de galán o musa, a personas que se venden como lechugas en el mercado. Cuando se pierde la dignidad, todo es posible. La perversidad toma asiento. Mal augurio es acostumbrarse a recibir la aureola de doña maldad en cualquier esquina, en tribunas de postín o en ventanas que conviven con nuestras vidas como es la tele. Estos males sólo tienen un remedio, invertir en bondad sobre todo lo demás, porque sembrando el bien es la única manera de que se alimente la planta de la belleza y deje al descubierto el tronco insensato de doña maldad. Lo peor que hacen los malos –lo dijo Benavente- es obligarnos a dudar de los buenos. Ya me gustaría tener, para poder discernir la aureola de maldades, ese tipo de test que permite comprobar en menos de tres minutos a través de la transpiración o la orina en la ropa si el usuario de esa prenda ha consumido drogas. Todas las maldades huelen fatal, pero nuestro olfato está ya muy habituado a este tipo de respiraciones y respiraderos. Necesitamos una indulgencia.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris