Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Esos bandidos vestidos de azul

Marta Pavón Fernández
Redacción
sábado, 20 de mayo de 2006, 01:39 h (CET)
Veintiséis minutos son los que traspasan la línea de la legalidad. Tan sólo 1560 inocentes segundos son los que han hecho que hoy sea un poco más infeliz que esta mañana. A las 16:04 horas me han atracado en mi misma calle. El bandido vestía de azul y negro, con una gorra a juego, aunque a veces se gusta de llamar la atención con un chaleco fosforescente. Su rostro era el de una persona amargada y sobre todo malvada, sin escrúpulos ni corazón. A veces se complementa con una porra o pistola y un silbato, aunque no estoy segura si éste era el caso, porque no sorteé a verle bien. No sé si tenía familia, pero sé que no me atracó con intención de ayudarle, tampoco para ayudarme a mi, ni siquiera a sí mismo, a decir verdad, no trataba de ayudar a nadie en esta sociedad, solamente quería aportar su grano de arena en la creciente fomentación del ODIO que de por sí existe en esta sociedad.

Mi atracador, “seguía instrucciones” del jefe de la banda, que en su idioma viene decir: “repasa la calle carretería a ver si algún conductor se ha dejado algún coche indebidamente estacionado”.

Tras una tarde de documentación he conseguido traducir su idioma picoleteño y he descubierto que lo que en realidad significa es: “a ver si te barres la calle Carretería y jodemos a algunos de esos pobres desgraciaos y nos echamos unas risitas.. A, por cierto, si hay que mentir o hacer trampa, se hace”.

Cuál era mi cara de asombro cuando traduje su lenguaje. Y pensé de inmediato: “Cómo es posible que los angelitos que vienen a guardar las cuatro esquinitas de mi cama, tengan tridente y cuernos?”

Pues así es, me dijo mi amigo RENCOR. Mi atracador de traje azul ha venido esta tarde a hacerme un poco más infeliz. Y me ha dejado para mas hurga, un papelito verde en el indicaba que mi vehículo había sido raptado por un tal GRUA porque estaba dejado en zona de carga y descarga de entre las 15,00 y las 17,00 horas.

Yo, que me considero ingenua, miré la hora en la que se produjo tal atraco y rezaba “16,04”, de hecho fue a las 16,30 cuando fui a pagar la recompensa de 56,35 euros para volver a tener en mis brazos a mi pequeño coche rojo, y aún no había comenzado horario de carga y descarga...

Me siento insegura en un mundo donde mis angelitos llevan tridente y visten cuernos y me siento SOLA, porque nadie parece hacer nada por evitarlo. TODO EL MUNDO TIENE MIEDO y SIENTE RENCOR por estos pequeños BANDIDOS AZULES que van por la calle arrasando con los buenos e ignorando a los malos.

¿Es qué realmente tengo que vivir así? ¿No se puede hacer nada? No quiero pensar que este mundo es realmente tan acomodado como parece. No quiero pensar que ESTOS ANGELITOS están aquí solo para asustarnos y robarnos. No quiero pensar que ellos son los malos si deberían ser los buenos. No quiero SENTIRME SOLA E INSEGURA. NO quiero… No quiero… Tengo miedo POR lO MENOS HOY NO ME QUIERO SENTIR SOLA

Dedicado a todo aquellos que sienten que ESTOS ANGELITOS no estuvieron para protegerle cuando le rompieron el cristal del coche, le arrancaron el bolso del brazo, le atracaron en su casa, le intentaron violar, le acorralaron en una esquina... Pero sí estuvieron justamente presentes en esos 26 minutos en los que dejé descansar a mi pequeño coche rojo ¿quizás?, en un lugar del todo no adecuado...

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris