Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Disyuntivas   Consumo   Agricultura   Naranja  

Cadenas escandalosas

​Naranjeros, ganaderos, pescadores y productores en general, ante el reto de quebrar los encadenamientos estructurales
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 10 de mayo de 2019, 12:47 h (CET)

Aunque no sea experto en estos menesteres, quisiera proclamar algunas realidades improcedentes a las que se ha llegado en estas cadenas de transmisión entre los elaboradores de un producto y los consumidores. No hará falta una intensa demostración para concretar que los PUNTOS DÉBILES están sobre todo en los extremos. Dicho de otra manera, no es preciso ser experto, uno intenta mirar los avatares de los productos consumidos, las gentes que trabajan en su producción, los precios, y estamos ante una palpable evidencia.

Si Vd. se calienta la cabeza, se arriesga y pone sus esfuerzos para obtener una producción -naranjas, patatas, pesca, obras de arte...-, no le quepa la menor duda, se habrá convertido en una DIANA PERFECTA para que disparen sobre ella, abusando de su trabajo. En el sentido de aprovecharse al máximo de lo que Vd. ha generado, menospreciando la labor de creación y de elaboración. O, más sencillo, sin tenerla en cuenta, adentrarse en los abusos.

Cuando nos pasemos a la otra punta, como consumidores, por pasividad, por desconocimiento, estaremos expuestos a todas las MILONGAS. Con la desfachatez de una presunta libertad, nos endosan precios arbitrarios, redondeos al alza y aún peor, calidades deficientes con ocultación y alevosía. De un lado en la información predomina la letra pequeña, enrevesada y tendenciosa. Además nos cuelan decisiones arbitrarias sin fundamento. ¿Un ejemplo? ¿Porqué han de tomar sin glutén las personas normales?

En este trayecto, ya no planteamos los puntos intermedios como unos eslabones y una cadena simple. La estructura organizativa ha multiplicado sus sensores de tal manera y perversidad que adopta una configuración de maquinaria infernal o simples EXPRIMIDORES. Podemos decirlo más descarnadamente, nos aspirarían hasta el tuétano.



Entre los múltiples ejemplos a la vista de todos, elijamos uno. Si cultivamos NARANJAS, nos va a suponer una serie determinada de costos. Llegado el momento de venderlas podemos encontrarnos que no hay comprador, precios bajísimos o mil pegas para aceptarnos el producto. ¿Qué hacer? ¿Resignación? Vamos a ver si las podemos vender a 1 Euro la arroba de 13 Kg. O conformarnos con 0’50 …¡Si está así el mercado!

Situados en un punto de venta nacional (Madrid, Vitoria, Valladolid...) apreciamos enseguida los precios de las naranjas a 3 Euros, PERO 1 Kg. Es decir, los 13 Kg mencionados pasan de valer 1 Euro a 40 Euros. ¡Treinta o cuarenta veces más parece excesivo! ¿O no es así? Aún hay más, tampoco tienen el sabor de los frutos recogidos maduros en el árbol, ¿Cuándo los recogieron? ¿Han elegido para esos ciudadanos las frutas de peor calidad? ¿Qué pasa aquí?



Si desmenuzamos el costo, de unos céntimos de euro para un kilo de naranjas en orígen, aunque les agreguemos la recogida, distribución, impuestos, pequeños comercios, no pueden convertirse en esa MULTIPLICACIÓN ABUSIVA. Es como una especie de agujero negro que absorbe la energía únicamente en dirección a unas carteras.

Topamos con ESTRUCTURAS que actúan como apisonadoras, con mucho carácter de sanguijuelas, viviendo a expensas del productor y del consumidor. En estas trapisondas sólo se trata bien a los "situados " estratégicamente. ¿Quién se acuerda ya de los extremos? Acaso la famosa Unión Europea. En cuanto a trabas será la primera en actuar, es una experiencia muy contrastada por los afectados. En cuanto a negociar con mercados foráneos verán como sacar ellos otros beneficios. Las estructuras se transforman en mastodontes mientras los trabajadores de a pie, pues eso caminan como pueden.

¿Estos ejemplos se dan raras veces? Me parece todo lo contrario, de tan habituales nos han adormecido y no nos provocan ninguna convulsión. Topamos de nuevo con las NORMAS elevadas a rangos estúpidos. Si se llegaran a corregir estos comportamientos, pagando los gastos de producción, impuestos, márgenes comerciales adecuados y liberalizando de verdad la circulación de los productos, el consumidor tendría la oportunidad de conseguir productos de calidad y a precios moderados. ¿Porqué se dejan engrosar estas cadenas? Una vez más dominan las ganancias abusando del esfuerzo productivo.

Insisto en los diversos ejemplos, precios tirados para los pescadores, apenas a unos kilómetros del puerto, el mismo producto centuplicó sus precios. Baste una mirada en ocupaciones que se desarrollen a nuestro alrededor. Las QUEJAS son frecuentes, tamizadas por una sensación de impotencia; quedando por saber el orígen de esas supuestas impotencias.

No es que uno vaya a esperar un funcionamiento ideal, pero sin llegar a tanto si que echo de menos algunas ACTITUDES deseables:

a) Menor pasividad por las personas perjudicadas. Tendrían su fuerza democrática y socialmente pueden denunciar con más ahínco estas situaciones.


b) Prensa y medios dedicados a esclarecer estos abusos. ¡Aunque tuviéramos que prescindir de tanta prensa de colores! Pero ¡Quiá! A la vista queda como nos va la marcha y no se reacciona.


c) Buenos estudios de costos y organización económica. Esa es una ayuda importante para estos sectores. En vez de eso, encontramos ilustres entramados fiduciarios que manipulan y campan a todo gas.


d) ¿Porqué no reaccionan los sindicatos y otras fuerzas democráticas para simplificar estas cuestiones? Quizá porque están interesados por los componentes intermedios y sus intereses.


Estamos ante una auténtica ANTI-UTOPÍA, ya se logró enredar bien el entramado. Las actitudes acomodaticias permiten sus evoluciones sin apenas oposiciones. Si no todos felices, por lo menos se habrá satisfecho parte de la voracidad gestora manejando estos capitales.


El clamor es enorme, pero como paradoja increible, el entretenimiento montado por la pirámide gestora nos mantiene ocupados. Que si los partidos, que si la economía, globalidad, mentalidades o sectarismos; como en tantos otros menesteres, las personas permanecen en apartados complejos poco accesibles. Comprobamos como las CADENAS generadas en la libertad de algunos desfiguran los ámbitos teóricos de todos. No queda otra, la respuesta masiva de los afectados es imprescindible. A no ser que la complacencia reine por encima de las situaciones que denominamos abusivas en las actividades diarias.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El discurso político violento: El rol ciudadano con la tecnología ¿Hay paradojas?

“Una enorme porción de la ciudadanía, ya casi sin distinguir entre franjas etáreas, ocupa un rol de lector pero también de formador de opinión, y este es para muchos, un poder desconocido”

Ciudadano ministro de Consumo

Veo en la prensa que hoy había un Consejo de Minstr@s sobre el tema de los productoras . Me gustaría que mi represente llevara la voz de quienes, como yo, le hemos votado

Y más muertos humanos por la caza ¿Accidentes?

No debe poseer armas quien las desea para matar. Sea a quien sea

Los órganos superiores y su precedencia de los nuevos ministerios

El 18 de febrero, el BOE publica el Real Decreto 372/2020 y el 373/2020

¿Será el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

“La crisis es la mejor bendición que le puede suceder a personas y países porque la crisis trae progresos” (Albert Einstein)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris