Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

De Evo a Evo, y expropio porque me toca

Raúl Tristán

viernes, 19 de mayo de 2006, 02:18 h (CET)
Hablaba ayer con un amigo, sobre la situación que se está produciendo en Bolivia a raíz de las últimas decisiones tomadas por su presidente, Evo Morales.

Ambos estábamos de acuerdo en que los países que forman parte de ese inmenso mar agitado que es Latinoamérica, han sido durante siglos saqueados de sus riquezas, ora por España, en la Era de los Conquistadores y sus secuelas; ora en la Época, que creo todavía inacabada, de los dictadorzuelos autóctonos, de los líderes golpistas de turno, de los salvapatrias bendecidos que acababan por vampirizar a su pueblo con tal de plegarse a la voluntad de las multinacionales, de los EEUU, o de loa países de la órbita comunista, según fueran unos u otros los afectos.

Coincidíamos también en afirmar que Latinoamérica necesita un revulsivo, un movimiento político que la saque de su encarcelamiento, de su atraso, de la pobreza y analfabetismo funcionales que parecen anclarse a aquellas tierras como si de un maná se trataran.

Latinoamérica necesita que surjan en ella gobernantes de nuevo cuño, demócratas convencidos, que comprendan que el camino hacia la libertad de sus pueblos y hacia el progreso pasa por la adopción de los sistemas occidentales de gobierno.

Quiero decir con ello, que en esos países no basta con adoptar ademanes democráticos que se queden sencillamente en la celebración de unas elecciones para el gobierno del país, sino que esa aproximación hacia la democracia debe de verse reflejada en todos los campos de actuación de sus dirigentes.

Evo Morales en Bolivia, Chávez en Venezuela, posiblemente Ollanta en Perú, ... son todos ellos líderes que han surgido de las urnas, en teoría de forma limpia, lo que legitima su posición. Otra cosa bien distinta es su forma de actuar, totalmente contraria a lo que el Derecho Internacional establece como cauces legales de conducción de la política interna y externa de un país civilizado.

Quisiera que los lectores de aquellos países, que parecen no entender mis argumentos, tal vez por mi propia ineptitud en expresarlos, comprendieran que no estoy justificando la explotación de sus recursos naturales por parte de multinacionales extranjeras con contratos en ocasiones abusivos, que niegan la reversión de los beneficios al pueblo que los produce. No. Lo que afirmo es que, abusivos o no, los contratos de explotación del petróleo, del gas, de los aeropuertos o de la energía eléctrica, son legales a la luz del Derecho Internacional, por haber sido establecidos con el gobierno de turno de aquellos países, y que, si el actual gobierno los considera como abusivos, lo que debe hacer es renegociarlos, nunca, repito, nunca se debe acudir a la expropiación forzosa y a la nacionalización indiscriminada, pues se está incurriendo en una ilegalidad internacional de difícil reparación.

Piensen que, a pesar de los abusos contractuales en que hayan podido incurrir las empresas españolas, bajo la aquiescencia de los gobiernos de turno, sin la tecnología, sin los medios técnicos e intelectuales que esas empresas han llevado a esos países, tal vez éstos estarían aun haciendo fuego con dos piedras, porque la tecnología no es algo que aparezca de la noche a la mañana, por ciencia infusa, y en eso, occidente lleva la delantera, es de ley reconocerlo.

Si las Naciones industrializadas del planeta, dada la situación de inseguridad jurídica que se vive en Latinoamérica con el surgimiento de líderes indigenistas que no respetan las reglas de juego, comienzan a retirar a sus empresas, no piensen que estos países van a llegar muy lejos. El petróleo no se come, el gas no se bebe.

Latinoamérica necesita gobernantes que empiecen a defender a su país, pero siempre dentro de la órbita del Derecho Internacional, dentro de cauces democráticos, de negociaciones, de parlamento, de diálogo, y jamás de decretazos al más puro estilo dictatorial, golpista y totalitario. La inseguridad jurídica no genera más que pobreza.

Evo Morales debe luchar por ofrecer lo mejor a su país, y eso no se consigue con el “yo contra el mundo”, sólo la cooperación internacional es garante de crecimiento y prosperidad. La alianza propuesta por Chávez no es positiva. El petróleo no durará siempre y, sin una adecuada planificación económica, Venezuela se verá de nuevo abocada a la ruina. Y no olvidemos que los orígenes de Chávez son de lo menos democráticos... al igual que los de Castro. No se puede defender lo indefendible.

Así que nadie está en contra de Bolivia, ni de Perú, ni de Cuba ni de Venezuela, pero sí prevenido, desconfiado ante unos gobernantes que, por el momento, han dado pocas muestras de ser democráticos y respetuosos servidores de las leyes, los convenios, o en suma, el Derecho Internacional.

Y, en el fondo, es porque me gustaría ver a todos esos países crecer, desarrollarse, avanzar, como recientemente, no hace muchos años, comenzó a hacerlo España. Y a sus gentes no vivir en la pobreza, en la miseria.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris