Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

Una estrategia en la que nada cuadra

Jorge Hernández

miércoles, 17 de mayo de 2006, 22:35 h (CET)
«Salvo en estos últimos 25 años, nuestra historia constitucional es un recetario de fracasos, una gran página de fracasos. ¿Saben por qué? Todos lo sabemos porque todos la conocemos: porque normalmente se hicieron constituciones de partido, se hicieron normas políticas con el 51 por ciento, y las normas políticas con el 51 por ciento para ordenar la convivencia acaban en el fracaso. (Aplausos.) Ésa es la diferencia, que uno puede, con toda legitimidad, gobernar con el 51 por ciento, pero para construir con legitimidad un orden político, una norma institucional básica, me da igual que sea una constitución o un estatuto político busquemos la denominación que queramos, no sirve el 51 por ciento. Lo que expreso en esta Cámara es que busquemos el 70, el 80, el cien por cien para una norma política institucional básica de Euskadi» (José Luis Rodríguez Zapatero, Congreso de los Diputados, debate de toma en consideración de reforma del Estatuto de Autonomía del País Vasco, 1 de febrero de 2005, Diario de Sesiones).

A estas alturas todos, incluso los que fingen no saberlo, tenemos claro que nadie que haya llegado hasta donde ha llegado Rodríguez puede ser tan inocente como aparenta. Todos los análisis nos encaminan en un sentido:
Rodríguez tiene una estrategia que consiste en atribuirse en solitario el fin de ETA para afianzarse en La Moncloa.

Ahora bien, la ciudadanía empieza a estar más que indignada por sus burlas a la Constitución, y sobre todo, por esta larga, precoz y premeditada negociación con los terroristas, ésa que el Gobierno negó hasta la saciedad a golpe de insultos. La única manera de arreglar el desolador futuro que todos le auguran al PSOE, es ‘demostrar’ que dicha negociación ha tenido sus frutos.

Pero lo cierto es que a mí no me acaba de encajar la estrategia zapateril.

Los encapuchados no renuncian al terrorismo ni a las extorsiones y chantajes destinados a mantener su infraestructura. Y lo que es peor, tampoco se han comprometido a no retomar los atentados terroristas con víctimas mortales.

Además de una burla macabra, creo que lo que estamos viviendo sí es una estrategia planeada desde hace años para no salir de La Moncloa pero no creo que sea la que los más avezados analistas tienen en mente. Mucho me temo que lo que quiere este Maquiavelo de la política es intentar reproducir el escenario del año 1998. Imitar a Aznar porque él sí se ganó el respeto y la confianza de unos y otros, aún con las zancadillas que le puso el PSOE.

Zapatero quiere pasar por hombre de estado comprometido, justo y entusiasta pero cuando surja el primer grito de terror, llorará por las esquinas su dolor, su decepción y denunciará enérgicamente el engaño al que ha sido sometido. Será entonces cuando volverá a llamar a las puertas del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, que debe ser lo único en lo que una mayoría de españoles están de acuerdo. Pero hay algo con lo que no cuenta: los españoles no le perdonarán que ETA se haya reorganizado tras haber estado más débil que en toda su historia, no le perdonarán que vuelva a matar y no se creerán que le han engañado, porque son muchas las voces que le han advertido y lo han hecho dándole argumentos sólidos basados en los hechos y en la experiencia que él nunca llegó a tener. Quiere hacerse la víctima y puede que acabe siendo el verdugo. Si esto ocurre, espero que lo pague. Por lo menos, en las urnas.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris