Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Defensor del Pueblo, “y mis bolas 33”

José Luis Palomera
Redacción
miércoles, 17 de mayo de 2006, 02:13 h (CET)
Hace poco envié al Defensor del Pueblo un escrito denunciando “la indiscriminación de trato” que sufrí en mi persona por dos agentes de la Policía Municipal de Santander, para más señas, los números 132 y 163. Dicha indiscriminación se refiere tanto a física - empujones, cabezazos contra la puerta del coche -patrulla- como psíquica, ya que retrasaron la medicación que tengo prescrita durante al menos dos horas, aún después de advertirles el problema de salud que dicho retraso podía suponer.

De lo anteriormente dicho, tengo tres testigos y las firmas de estos, y así lo remití al Defensor del Pueblo, además de decirle “bien claro” que descartaba la vía judicial, por varios asuntos conocidos y comprobados por la mayoría absoluta de los Españoles.

A saber: Primero; no creo en la independencia de los Magistrados -ni yo ni el 85% de los Españoles-

Segundo; los agentes de autoridad GOZAN de presunción legal de veracidad.

Tercero; el Magistrado del juzgado nº 2 de Santander -magistrado que me tocó- tiene fama de ser casi imposible sacar adelante cuando se trata de juicios contra agentes de la autoridad. NO LO DIGO YO, lo dicen el 90% de los Abogados de Santander. NO LO INVENTO, es real.

Dicho esto, la respuesta del defensor del pueblo, resumida, por boca de la Adjunta primera es la siguiente. “Las declaraciones de los agentes gozan de presunción legal de veracidad, salvo prueba en contrario, pero si usted lleva varios testigos podría fundar la CONVICCIÓN del juez sobre la veracidad de una -supuesta- denuncia”. Para terminar diciéndome “no procede que el Defensor del Pueblo supla las atribuciones jurisdiccionales tratándose de hechos presuntamente delictivos”.

¡Bueno..., Defensor del Pueblo..., y mis bolas 33!

¿Qué bolas me deja hacer la supuesta libertad del individuo de este País? Si el Magistrado no me va a dar razón -da una entre doscientas, además de llevarme una buena pasta para el pleito- es decir “corneta y encima apaleado”.

Si un agente por el mero hecho de vestir un traje GOZA de más veracidad que cualquier hijo de madre ya sea el Santo Job, o Santa Teresa de Jesús.

Si se me dice que la pluralidad de testigos PODRÍA fundar la CONVICCIÓN del juez, es decir, HAY que CONVENCER al juez tengas o no tengas RAZÓN, no vale la realidad de la razón, solamente vale la facultad de convicción de un señor que viste toga. Un señor, ser humano de convicciones propias, que no apropiadas, convicciones determinadas o indeterminadas ya que se trata de un ser humano, con todas sus cargas emocionales.

Un Magistrado que en el 90% de los pleitos, da razón a la autoridad, no va a cambiar sus convicciones a no ser que se le ponga encima de la mesa, el cadáver, el cuchillo, el asesino y mil testigos, y..., veremos.

Si a esto le unimos que el defensor del pueblo me dice que no es cosa suya, al parecer, sólo nos ampara de lo que no necesitamos que nos defiendan..., es por eso que digo, Defensor del Pueblo..., “y mis bolas 33”.

Desgraciadamente, la ley de “sálvese el que pueda” impera en España de un tiempo a esta parte. Lo he dicho, lo sigo diciendo, y estén seguros que no erraré, esto traerá consigo a no muy tardar la “ley del oeste” si es que ya no impera en algunos sectores de la “España que te parió”.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris