Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Putin fija prioridades en el desarrollo de Rusia

Alexei Makarkin
Redacción
lunes, 15 de mayo de 2006, 21:59 h (CET)
El mensaje que Vladimir Putin dirigió a la Asamblea Federal tuvo una acogida positiva en la sociedad. ¿Qué desea un ciudadano de Rusia de a pie, al que importan poco los debates sobre el sucesor potencial del presidente en ejercicio y el posible tercer mandato presidencial de Putin? Lo principal es que su familia viva mejor que antes y el país sea más fuerte. Precisamente esta es la médula del documento que Putin hizo público el pasado miércoles.

Realmente, la población no desconfía del poder lo que confirma elevado índice de popularidad del presidente, pero la tasa de crecimiento que registra Rusia y altos precios del petróleo dan pie al aumento de las expectativas por parte de la sociedad. Las acciones de protesta contra la reforma social (sustitución de las facilidades sociales con pagos en dinero) pusieron en evidencia que el ciudadano ya no quiere vivir peor que antes e insiste en elevar el nivel de vida en el país.

El presidente reaccionó a las reivindicaciones de la población y el año pasado puso en marcha varios proyectos nacionales de gran sensibilidad social y en el último mensaje a la Asamblea Federal destacó el programa de apoyo a las familias. Rusia, por ser uno de los principales productores de hidrocarburos puede permitirse el lujo de aumentar sustancialmente la cuantía de los subsidios a las madres que desean tener dos hijos.

La política en materia de defensa resultó un componente clave del mensaje presidencial. Rusia necesita de un Ejército fuerte y de la industria de guerra desarrollada para estar en condiciones de dar respuesta a cualesquiera retos, incluidas las presiones por parte de EE UU. En este plano en su discurso el presidente ruso reaccionó a las declaraciones del vicepresidente de EE UU, Dick Cheney, quien acusó a Rusia de la falta de democracia en el país.

En su mensaje el presidente ruso apostó por trazar los contornos de un nuevo modelo del Ejército ruso lo que ha de servir de advertencia a los norteamericanos. Cabe señalar que Putin lo hizo, rigiéndose por las normas diplomáticas de general aplicación.

De otro lado, el Ejército y la industria de guerra simbolizan el poderío del país. A finales de los años ochenta del pasado siglo este criterio cayó en desuso el Rusia, pero dentro de poco comenzó a cobrar pujanza el proceso de idealización del periodo soviético en la historia del país. Es importante que en su mensaje el presidente dio preferencia a los proyectos sociales, relegando al segundo plano la problemática de defensa.

Desde luego que la alocución presidencial no responde solamente a la demanda de la sociedad. Un importante papel ha desempeñado una fuerte decepción con el diálogo, incluido el energético, con Occidente. Este diálogo continuará, pero difícilmente se imponga a otros componentes de la política económica. También importa que el poder tenga a su disposición importantes recursos financieros generados por las exportaciones de petróleo y gas, recursos que permiten ejecutar ambiciosos proyectos sociales y económicos.

Pueda que las ideas contenidas en el mensaje no se coronen necesariamente de éxito. Los principales riesgos que acechan el rumbo elegido son tres factores mucho más importantes que la influencia directa de Occidente (en la política contemporánea rusa el papel de Occidente no es apreciable). El primer factor guarda relación con el fenómeno denominado burocracia rusa, muy corrupta y capaz de hacer abortar cualesquiera iniciativas promovidas por el poder supremo. En Rusia no había ni hay burocracia universalista capaz de ejecutar proyectos de envergadura a iniciativa o con la participación más activa del Estado (como ocurrió, por ejemplo, en Francia después de la Segunda Guerra Mundial).

El segundo factor tiene que ver con los intereses grupales y de clanes que siguen siendo muy importantes en la Rusia de hoy y pueden contrarrestar la aplicación de cualquier política económica racional. En esta tesitura, la asociación entre el Estado y la empresa privada en la materialización práctica del “nuevo rumbo” podría suponer nuevas posibilidades para otorgar preferencias a las entidades económicas controladas por la gente de la que depende el otorgamiento de preferencias.

El tercer factor depende de la coyuntura de los precios mundiales de los agentes energéticos. Recordemos que los planes no menos ambiciosos de la época de Gorbachov no pudieron soportar la prueba de disminución de los precios de petróleo. Ahora bien, ¿bastará tiempo para diversificar la economía a gran escala, proceso que acaba de comenzar? De momento, las evaluaciones periciales evidencian que bien puede bastar. Según pronósticos, los altos precios de petróleo (o sea, período beneficioso para Rusia) se mantendrán como mínimo varios años más. Ya que se dispone de tiempo, el único problema es saber aprovecharlo con mucha eficacia.

_____________________

Alexei Makarkin, experto, para Ria Novosti.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris