Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

La lectura por el absurdo de ley

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
lunes, 15 de mayo de 2006, 21:59 h (CET)
Érase una vez un sueño, con pocas luces. Pretenden catequizarnos en el amor a los libros, bajo posturas borreguiles y sobre pastos descerebrados. La lectura por ley es una imbecilidad más. O por ley la lectura, tiene bemoles. Esto repela, por principio de inercia. Que me digan lo que tengo que hacer, y no cuenten conmigo, es una tomadura de pelo en toda la extensión del término. Las bibliotecas no son de la santa devoción de las gentes porque tienen las mismas barreras de siempre. No se adaptan a nuestros horarios de ocio. Nos quedan lejos del barrio. Tienen pocos libros de interés que nos calmen la curiosidad, nos curen las penas y humanicen. En el caso de que sean poseedores de volúmenes ancestrales, hablo de los clásicos de siempre, ¡qué dolor siento de que vivan empolvados! ¿Dónde está la legión de animadores socioculturales para que estimule a desempolvarlos el pueblo?

Las instituciones poco pueden promover en colaboración, cuando de todos es sabido que se pisan unas a otras, en total desconcierto, actos culturales; se roban protagonismo, sobre todo si calzan etiquetas distintas, pensando antes en el lucro político que en la rentabilidad humanizadora. Es absurdo darle a los ciudadanos un catecismo normativo para que lean y permitir que las bibliotecas funcionen de mal en peor, o no existan, que el libro carezca de un precio reglado de protección, o que no se le considere un bien de consumo de primera necesidad. Un libro no es un objeto de decoración, es un amigo de compañía con el que dialogamos y nos enriquecemos. Habría que empezar por cambiar ese mal uso del libro y valorarlo en su justa medida.

Poco sentido tendrá el Observatorio de la Lectura y del Libro, si acaso para colocar a algún desempleado político más, sino es reparador de estas contrariedades y revulsivo. Hasta ahora, el libro fuente, ha sido el gran marginado. Llegar a un buen libro no es fácil porque hay pocos catadores libres (o librepensadores) con capacidad de participarlo públicamente. La crítica imparcial no existe en un mercado de intereses. También contamos, por desgracia, con mayoría de autores que se reproducen como cucarachas, títeres de algún gobierno de turno que, a cambio, les han premiado con sustanciosos dividendos. Claro, como de todo hay, tenemos más bien pocos, pero ahí están, casi siempre exiliados, los verdaderos intelectuales, aquellos que no suelen dejarse utilizar, e incomprensiblemente, por ello se les margina. Sucede lo mismo cuando el Estado o la Administración la convertimos en editora. No tiene sentido. A más libros, no tiene porque haber más lectores. O cuando se crean círculos cerrados, elegidos por misteriosos jefes políticos, para impartir determinadas lecturas o talleres. Tampoco tiene mucho fundamento para acrecentar la lectura.

La pasión por los libros se consigue de otra manera, más profunda, más de raíz. Los cimientos de la lectura requieren otras independencias y aperturas, no precisan de normas en sentido estricto, más bien de hazañas silenciosas educadoras y educativas, que nos hagan cambiar actitudes de vida. No lo mezclemos con la mano política. Es más bien un objetivo de todos y debe ser obra de todos. Esto si que genera adictos y adeptos. Lo único que puede hacer el Estado, sería facilitar el camino y crear atmósferas que propiciasen el hábito de leer. No me parece de buen tino, ni tampoco de buen tono, que diría el poeta, a golpe de ley meter la letra por los ojos. Yo me quedo con Quevedo: “vivo en conversación con los difuntos/ y escucho con mis ojos a los muertos”. Esta norma conversadora, no impuesta, de beber las palabras desde la emoción, seguro que resulta una ocupación que acaba enganchando. El Estado, con tener abiertas las bibliotecas y bien surtidas, con profesionales auténticos, siempre en guardia y siempre con las luces de la persuasión a punto, como si fueran unos grandes almacenes, sólo con esto, ya surtiría de gozos leer como divertimento que es de lo que se trata.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris