Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Bronca en el Congreso

Francisco Rodríguez Barragán
Redacción
domingo, 14 de mayo de 2006, 08:47 h (CET)
La sentencia por la que han sido condenados varios policías por detener ilegalmente a unos militantes del Partido Popular y falsificado las diligencias, me parece correcta ya que fueron culpables de realizar actos fuera de la ley amparándose en su función policial, pero dado que otros policías no se prestaron a ello demuestra que pudieron también negarse y al no hacerlo son culpables. ¿Pero son los únicos culpables?

Desde luego en este caso, como en tantos otros, habría que llegar a los que diseñaron una estrategia para acabar con el Partido Popular y utilizaron la denuncia falsa del afortunadamente ex ministro Sr. Bono, que decía haber sido agredido sin que ello se haya podido probar. La dimisión de Constantino Méndez para dejar zanjado el asunto no es suficiente, pues la dimisión no le va a reportar otros perjuicios que un periodo de cese hasta que consiga trepar a otro puesto, mientras que a los policías ha sido el Código Penal el que le ha caído encima y los beneficiarios de este lamentable suceso no resultan procesados sino que siguen maquinando actuaciones contra el PP.

Por todo ello la petición de explicaciones del PP al Gobierno, en sede parlamentaria era necesaria, aunque su estrategia haya sido torpe, pues han conseguido que los medios de comunicación hablen más de la expulsión de Martínez Pujalte que de la sentencia condenatoria que deja en entredicho al gobierno.

De acuerdo en que no hay que perder las formas y que se puede actuar con contundencia sin emplear las mismas armas que el PSOE empleó y sigue empleando contra el Partido Popular, al que pretende sacar de la vida política “como sea”, que es la forma favorita del Presidente del Gobierno. Se han atacado las sedes del PP, se siguen pintando con insultos sus fachadas. Se les llama asesinos y “fascistas” sin que tal carácter pueda probarse ya que el último fascismo vigente es el de la dictadura comunista vigente en la Cuba de Castro, por ejemplo.

Si atacan al PP los medios afines al Gobierno no se enteran o apoyan que se haga, pero si se les dice algo a los que se auto titulan “de izquierda” saldrá el Sr. Blanco a pontificar, con tono doctoral y ridículo, que toda la culpa es del PP al que además le “aconseja” cómo debe comportarse. La manía de darle consejos al PP está muy extendida entre los miembros del gobierno socialista y me hace recordar la vieja fábula del perro y el cocodrilo que decía aquello de que era sabio “no seguir del enemigo el consejo.

El Presidente del Parlamento Sr. Marín ha utilizado su cargo para expulsar del hemiciclo a un diputado del PP, pero podemos apostar con seguridad que no lo hará con los “suyos”, hagan lo que hagan.
¿Qué nos quedará que ver en lo que queda de legislatura? No olvidemos todas estas cosas cuando haya que volver a votar aunque posiblemente va a resultar un país ingobernable en el que las minorías nacionalistas tendrán la llave y se aliarán siempre con el que está dispuesto a ceder en todo pues cree que por este camino va a entrar en la historia coronado de laureles.

Noticias relacionadas

La distinción como técnica de fomento

Los honores y las condecoraciones han existido siempre en todas las épocas y regímenes políticos

Principio acusatorio huero

​Esperemos que nuestro país se ponga las pilas y deje cuanto antes de marear la perdiz, la fragilidad de nuestros menores está en juego

Frivolidades preelectorales y preocupante escasez de medicamentos en farmacias españolas

La batalla electoral adquiere carices que anticipan la influencia del tema catalán en lo que va a ser, en definitiva, la decisión de los votantes españoles.

Insumisión, resistencia y confrontación

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Filosofía política de Kant

El deber jurídico es el fundamento de la política, según Kant
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris