Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Hard Candy': Soplo de aire turbio

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
viernes, 28 de julio de 2006, 13:32 h (CET)
En el pasado Festival de Sitges una película norteamericana de bajo presupuesto descolló por méritos propios entre el sopicaldo de terror oriental, remakes, y cuestionable cine de autor que conformaba la programación principal. Esa película, de visión obligada para todos quienes hayan perdido la confianza en la capacidad sugestiva del séptimo arte se llama Hard Candy. Y no crean que exagero cuando les digo que es el único film en más de diez años que consigue sobrecoger a quien estas líneas escribe, un tipo, por otra parte, cuya tasa de asistencia a salas cinematográficas no es precisamente baja.

Como habrán intuido, llevaba largo tiempo queriendo hablarles de Hard Candy (premio a la mejor película y al mejor guión en Sitges). Claro que escribir una reseña de una película como esta sin estropearla tiene su miga, pues el espléndido experimento de David Slade es uno de esos productos que sólo se disfrutan en su plenitud yendo virgen a la sala, como también ocurría con Psicosis, The Game o El Sexto Sentido, por poner tan sólo algunos ejemplos. Me limitaré, en consecuencia, a apuntar de manera general que Hard Candy reúne las tres características básicas en las que se fijan los productores para dar luz verde a un proyecto: originalidad, calidad y viabilidad, y además, en grado supino.

Originalidad porque tanto su planteamiento dramático como su desarrollo, su desenlace e incluso sus diálogos, convierten al espectador en un esparring para la sorpresa, la inquietud y la reflexión (destacando en este punto las inteligentes maniobras aplicadas por Slade sobre el punto de vista y la identificación); calidad porque no es fácil ni normal extraer tanto jugo de apenas tres personajes, dos localizaciones y una planificación resultona, a ratos histérica, pero no demasiado compleja; y por último, viabilidad porque sin necesidad de grandes estrellas ni estridencias técnicas, demuestra que la conjunción buen guión/buenos actores sigue funcionando tan bien como antaño.

En suma, un film de difícil deglución, innovador, inteligente, diabólico, pensado para poner al espectador contra la espada y la pared y al mismo tiempo obligarle a pensar. El tipo de guión que jamás se produciría aquí. Algunas voces criticaron en su momento cierto conservadurismo moral en la propuesta, juicio que no comparto, pero aunque así fuera, las carteleras de nuestros cines, plagadas de películas y peliculillas calculadamente liberales o liberaloides, bien agradecerían este soplo de aire fresco paradójicamente tan, tan, asfixiante.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris