Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

¿Quién se ha llevado mis anillos?

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
viernes, 12 de mayo de 2006, 22:47 h (CET)
En un restaurante del barrio de Santa Eugenia (Gerona) se ha producido una situación insólita, aunque parece que bastante normal según el reglamento de los Mossos D’Esquadra. Resulta que una agente que cenaba con otros compañeros, fuera de servicio, se dio cuenta que al volver del lavabo se había dejado dos anillos.

Después de comprobar de nuevo el lavabo y ver que no aparecían los anillos, preguntó al encargado del restaurante, que no pudo ayudarla. Fue entonces cuando, de repente, su placa de policía cobró valor ante los allí presentes, a pesar de que estaba fuera de servicio y no vio a ninguna persona llevarse los anillos. Incluso llegó una patrulla al lugar para ayudarla a cachear a los clientes del restaurante, sin éxito.

Uno se pregunta sobre la legalidad de este tipo de actos, o si se actúa de la misma forma si esto le ocurre a un ciudadano cualquiera. Pero este no es la primera noticia sobre los presuntos abusos de autoridad de los Mossos. Recordemos la joven de Barcelona que denunció un trato vejatorio al ser detenida en comisaría o las formas que usan otros agentes a la hora de practicar las detenciones.

A mí lo que me extraña es que ninguna de las personas cacheadas, especialmente las que no se habían levantado de sus mesas para ir al lavabo, haya procedido a poner una denuncia o reclamación sobre el asunto. Aunque tampoco debería extrañarme, visto como parece que se las gastan los Mossos…

Lo que si que me parece muy raro es que, una vez descartado el hurto, no se haya precintado inmediatamente el lavabo a la espera de la visita de un fontanero, que descubriera el pastel (nunca mejor dicho), ante el más que probable descuido de la agente.

Esta experiencia debe servir para que las personas afectadas conozcan un poco mejor sus derechos a partir de ahora. Ya saben, si alguna vez pierden algún objeto en un lugar público, reclamen la presencia de los Mossos para que cacheen a todos los presentes.

Una pequeña curiosidad. Si en lugar de un restaurante la agente hubiera perdido los anillos, por ejemplo, en un campo de fútbol, ¿hubiera actuado igual? Si parece que en un restaurante tiene derecho, ¿por qué no? Se imaginan por megafonía…¿Quién se ha llevado mis anillos?

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris