Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

Se me quitan las ganas de ser republicano

Jorge Hernández

viernes, 12 de mayo de 2006, 22:50 h (CET)
«Con la revolución de 1934, la izquierda perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936»: Salvador de Madariaga. «Me declaro culpable ante mi conciencia, ante el Partido Socialista y ante España entera, de mi participación en aquel movimiento revolucionario. Lo declaro como culpa, como pecado, no como gloria»: Indalecio Prieto.

Reconozco que estoy muy cansado que desde según qué ‘think tanks’ mediáticos se esté todo el tiempo eludiendo a nuestro pasado histórico con fines políticos. Me llama poderosamente la atención que el Partido Socialista se pase el día pidiendo a los altos cargos del PP que olviden lo que ocurrió el
13 de marzo de 2004 y ellos se dediquen a exaltar un régimen de corte radical y revolucionario que tuvo a Franco como consecuencia.

Asisto perplejo estos días a la magnificación torticera de una República que desembocó directamente en una Guerra Civil. Asoman por las esquinas intelectuales de ‘reconocido prestigio’ glorificando las virtudes de un período histórico que partió viciado desde su origen.

Seamos serios, por favor. ¿Alguien puede explicarme con rigor por qué en varios ayuntamientos de España se ha colgado una bandera abiertamente anticonstitucional? ¿Por qué cuelgan una bandera inventada, que además no prosigue el espíritu republicano del siglo XIX con el águila de San Juan y que a muchos ciudadanos y a mí nos provoca el mismo rechazo que la bandera franquista? ¿Por qué tratan de ponernos como modelo a imitar un sistema político que fracasó abiertamente?

El argumento de la ‘progresía’ es que fue un sistema democrático que trajo la modernidad a España que fue frenado de golpe por el golpismo fascista.
Pero creo recordar (por la historia de BUP) que contra ella se alzaron los anarquistas tres veces y Sanjurjo y el PSOE y los nacionalistas y Mola y otros generales. Parece que de lo se trata es de revitalizar la historia, no desde un acercamiento intelectual, sino desde una maniquea manipulación política.

Mucho me temo que lo que pretende el señor Zapatero es buscar desesperadamente algún tipo de antecedente histórico del que no tenga que arrepentirse. Parece más bien el proceso de búsqueda de un mito fundacional en el que reconocerse, el problema es que toda esa mitología construida en torno a la II República se encuentra vinculada a procesos criminales tal y como ha dejado patente la reciente historiografía. No es más que una reinvención de la historia más que nada porque la democracia nacida en 1978 promueve justo los valores contrarios que la República de los años 30. No me imagino a ningún político contemporáneo reivindicándose de la Restauración, de la dictadura de Primo de Rivera o del reinado de Carlos III.

Yo no sé a ustedes pero a mí, con estas mimbres, aunque creo firmemente en las repúblicas como mejor sistema de democracia para el siglo XXI, se me quitan las ganas de ser republicano.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris