Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

En Madrid, amb Catalunya i el seus Ciutadans

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
viernes, 12 de mayo de 2006, 00:11 h (CET)
MARTES, 9 de mayo, 20 horas, Teatro Reina Victoria: “Ciutadans de Catalunya” presenta la realidad de una sociedad plural, abierta, dialogante, racional. Una sociedad de ciudadanos, tal y como son, que quieren a estas alturas del siglo XXI que los gobiernos y las instituciones estén al servicio de quienes los pagan: los ciudadanos concretos a quienes aquéllos deberían supeditarse, admitiendo la pluralidad real de quienes sostienen económicamente el tinglado de las autoridades.

Miércoles, 10 de mayo, a la misma hora, Teatro del Senado, también en Madrid: “la classe política de Catalunya”, dueña única de los dineros que extrae a sus “ciutadans”, completa su curiosa balanza fiscal con la comedia de las mentiras: impone a sus súbditos la obligación de ser uniformes, cerrados, obedientes, monologantes, mitológicos.

El “Estatut” que miente de principio a fin, porque así lo quiere la oligarquía política, ya ha sido politilegalizado, aunque todos sepan que es una mentira legalizada por un par de caudillos y por sus huestes de comensales que no quieren perderse el condumio que extraen impositivamente a los “ciutadans”, de Catalunya unos y los demás a los de las provincias que les eligieron... Lo cual también supone otra curiosa balanza fiscal, propia de las dictaduras aunque sean pluripartidarias: impuestos reales frente a mentiras legales.

Porque saberlo, que el “Estatut” miente, lo saben todos: No es cierto que el sentimiento de los catalanes sea único, no es cierto que los ciudadanos de Catalunya tengan sólo una lengua propia (aunque sí sea la única propia de la oligarquía mentirosa), no es cierto que haya “quedado limpio como una patena” (al contrario, ahora es más inconstitucional que antes porque redactando que la mentira “la ha declarado el Parlamento de Cataluña”, se admite un acto de soberanía previa, además de falaz), no es cierto que el artículo 2 de la Constitución diga lo que le hace decir el “Falsatuto”, sino que en la misma aunque omitida línea dice exactamente todo lo contrario...

Esto es lo que hay, porque el resto del Falsatuto es otro prodigio de dislates y aún sólo hemos comentado el Preámbulo: ya no hay Constitución, ya no hay legalidad, sólo capricho verticalista de la camarilla de caudillos gobernantes, y muchos comederos... muchos comederos, para que Guerra, Leguina, Bono, Ibarra sigan practicando su oficio de devorar el presupuesto público, mientras votan y comentan por lo bajo la falsía que están perpetrando.

Como todos los demás, socialistas de cada provincia, Izquierda Unida, líderes y cuadros sindicales (que también lo saben y que será perjudicial para la solidaridad entre los trabajadores), pero callan todos: tienen que seguir devorando el presupuesto directamente, unos; y los otros a través de las subvenciones que les hagan seguir viviendo tan ricamente, a costa de los impuestos de los trabajadores... ¡Curiosas balanzas fiscales la de todos estos oligárquicos líderes verticales!

“Ciutadans de Catalunya” se presentó con sus argumentos racionales, pura realidad catalana frente a la “virtualidad catalana” de unos cuantos que pisan alfombras y se apuñalan por sillones.

En Madrid, amb els ciutadans de Madrid, al costat del cor de Madrid, prop de la Porta del Sol, amb Catalunya i el seus Ciutadans, yo, sin ser de un lugar ni del otro, sino de la Castilla destruida, devastada y despoblada por el anterior verticalismo, cuando la oligarquía que mandaba era la misma, estuve con ellos, frente a la tragedia que ahora va a empezar, frente a tanta mentira del nacional–socialismo de la oligocracia catalana que, como dueña del dinero suyo y del que les extrae, hará con sus súbditos lo que quiera, y ante la que sólo cabe un antídoto que les devuelva de sus delirios y de sus mitologías virtuales...

El antídoto de la realidad real de la ciudadanía que no quiere someterse al fascismo uno, monoidentitario y verticalista: ¡Visca la Catalunya plural!

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris