Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Memoria histórica

Pepe López
Redacción
miércoles, 10 de mayo de 2006, 21:43 h (CET)
Don Crispín era el Párroco del pueblo.Un hombre menudito, con escasa y blanca cabellera, la tez curtida por los mil soles de recorrer calles y cortijadas para atender espiritual y materialmente a las cerca de mil almas de su feligresía.

El 20 de Agosto de 1936 al pueblo de Don Crispín llegó un camión de hombres “leales a la República”. Más bien forajidos de diversos partidos y sindicatos. Asesinos ahítos de sangre y sedientos de más sangre. Se instalaron en la pequeña plaza, junto al muro del templo, se constituyeron en Tribunal Popular,confeccionaron una lista de algún labrador beato, que no se perdía una noche de la Adoración Nocturna y de otros infelices campesinos, que no habían perdido la costumbre de ir a la Misa dominical y, acto seguido, en las mismas calles, ante los propios deudos,se hizo la “justicia del pueblo”

Pero faltaba Don Crispín. Y fueron por Don Crispín. Y lo peor es que, esta vez, sí que estuvo la víctima mal elegida. Porque a Don Crispín se le podía censurar que no supiera muchos latines, ni mucha teología. Se le podía reprochar que, en muchos sermones, se armara un lío.

Pero a poner en práctica –antes de que los post conciliares lo airearan- eso de “Amaos los unos a los otros”,nadie le ganaba la palma.

¡Cuántas miserias compartidas con sus feligreses! ¡Cuántos desvelos por aliviar las penas ajenas! ¡Cuántos forzados ayunos para poder dejar un duro bajo una almohada o entre los pliegues de una manta andrajosa y maloliente! ¡Cuántas pláticas y cuántas reconvenciones para poder conseguir del patrono un jornal para el pobre parado que estaba en las últimas!

Sí, de verdad, la víctima estuvo mal elegida. Pero fueron por Don Crispín. Y Don Crispín, que tenía madera de santo, pero no de santo mártir,al ver a través de la persiana que el Tribunal Popular se dirigía a hacer justicia en su persona,, con el corazón en un puño y mascullando jaculatorias, se subió fatigosamente al desván, para esconderse de las turbas.

Creyéndose descubierto saltó al tejado para escapar por las casas vecinas.Desde la calle un griterío infernal de blasfemias y maldiciones saludó la aparición de Don Crispín en el tejado. El primer tiro le hizo llevarse la mano al vientre.De no haber sido por las angustias de la muerte, hubiera reconocido entre la turba a alguno de aquellos mocosos que meses antes le besaban la mano; o a algún jornalero que muchos días había comido porque Don Crispín ayunaba.

Mientras un hilillo de sangre resbalaba por la cuenca de las tejas,allá arriba, un poquito más cerca del Cielo, Don Crispín se desangraba al sol de Agosto. La “Justicia del Pueblo” se había cumplido..

Desde el Cielo, donde, a buen seguro,mora aquella legión de Mártires de la Cruzada española, Don Crispín, santo mártir,sigue pidiendo, por los mocosos del pueblo, por los necesitados y hasta por el Tribunal Popular que le “ejecutó”.

Y también por sus asesinos de esta hora. Por los que, en lugar de buscar una reconciliación, siguen empeñados en destruir las enseñanzas, los símbolos y la memoria de quienes dieron su vida en su afán de hacer realidad el “Amaos los unos a los otros”.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris