Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Latrocinio en connivencia

Raúl Tristán

martes, 9 de mayo de 2006, 23:54 h (CET)
Lo han vuelto a hacer. Este país no hay quien lo arregle, y mucho menos ahora, un momento “histórico” (Por lo visto todo lo es. Vocablo de moda) en el que ciertas comunidades de nuestro común proyecto de Nación se sienten más respaldadas que nunca por un Gobierno que cede a su continuo chantaje.

El Senado ha rechazado la última ocasión de trámite parlamentario de la que se disponía para garantizar la unidad del Archivo de la Corona de Aragón, unidad amenazada por las ansias egoístas y destructivas de los independentistas catalanes y sus pusilánimes adláteres.

No contentos con robar de forma premeditada, alevosa, los bienes eclesiásticos de Aragón, los próceres catalanes, expertos en sisar, en distraer, en hacer cambiar de manos y dueños todo aquello que a su avaricioso alcance se pone, que a tiro de su alocada mano hurtadora se sitúa, digo que, no satisfechos con delinquir con maldades y egoísmos sin parangón, osan reescribir su Estatuto de Autonomía sobre la base de su superior condición, sobre los postulados de una supremacía insolidaria y ruin que se permite el atrevimiento de atribuirse todos los derechos sobre al Archivo e la Corona de Aragón, una Corona ésta que, en muchas revistas de historia (evidentemente editadas en la comunidad catalana) aparece ya no como tal, sino como Corona Catalano-Aragonesa. Y, aunque para reír parece este invento conceptual, manipulado y totalmente falseado, es para llorar.

Jamás existió la tal Corona Catalano-Aragonesa, sino la Corona de Aragón. La tergiversación de la historia que se consiente hacer a ciertos pueblos, llega a extremos espeluznantes.

El problema radica en estos momentos en que el nuevo Estatuto de Cataluña considera el archivo de dicha Corona como de su exclusiva propiedad... ¡Pero cómo no, si todo lo que hay sobre o bajo la piel de toro es de ésta singular comunidad!, ¡cómo íbamos a dudar nosotros, pobres parias que debemos estar agradecidos porque todavía no se nos hayan anexionado como un vulgar apéndice!

Y señores, ¿saben lo más lamentable?, que el enemigo está dentro, que la quinta columna que nos boicoteó fue el senador del PSOE aragonés, Vicente Guillén, que votó en contra de lo defendido por PP y PAR.

¿Podemos consentir que aquellos que nos representan, actúen en contra de nuestros intereses, sólo por el mero hecho de mantener a salvo la unidad de criterio nacional de su partido?.

Creo que va siendo hora de que a los políticos aragoneses se les enseñe que el que manda es el pueblo, y no la disciplina de partido. Y, al igual que al PP se le castigó por su defensa del trasvase del Ebro, al PSOE se le debe castigar por su consentimiento a las atrocidades consentidas a los políticos de Cataluña

Y recuerdo, Cataluña y sus gentes son una cosa, y los políticos catalanes otra. No hay anticatalanismo alguno en Aragón, en nuestra tierra.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris