Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Tod@s somos iguales, salvo nuestras (s)electas señorías

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 8 de mayo de 2006, 21:48 h (CET)
Ahora que estamos llegando al final de la liga de fútbol en nuestro país, y que dos de nuestros representantes están en las finales de las dos competiciones continentales más importantes –algo que nos llena de orgullo y satisfacción, como diría aquel otro-, he vuelto a rescatar del subconsciente un pensamiento que resurge con fuerza cada vez que veo en los medios de comunicación las imágenes de seguidores, eufóricos o decepcionados según el resultado final acompañe o no, apoyando al equipo de su amores en sus desplazamientos por cualquier rincón del mundo.

Uno se pregunta, en el caso de que no sean jubilados, estudiantes o parados, que suelen ser minoría por diferentes causas, si estas personas han pedido un día de vacaciones, un día de “asuntos propios”, o si se han escaqueado argumentando una “fiebre temporal” o cualquier otra dolencia que, obviamente, remitirá tras el partido. En definitiva, en estas circunstancias, cada uno se las apaña como puede, pero lo que es evidente es que apañárselas se las apañan. Y aquí entramos en el meollo de la cuestión, el apaño es a cada cual el suyo. Curiosamente, ¡qué coincidencia!, el día en que se disputaba el Barcelona-Milán en el Senado se celebraba la votación por la Ley de Reproducción Asistida, y la comparecencia por parte de sus señorías a la misma no fue que digamos, aprovechando el guiño de la cámara, “pleno”, ni mucho menos, puesto que hubo ausencias de representantes de casi todas las formaciones políticas.

No es la primera vez que eso sucede con las obligaciones de nuestros representantes, ni tampoco será la última. Unos días después, en la sesión inicial, también en el Senado, del debate de la Comisión General sobre la Reforma del Estatuto de Cataluña, la situación fue prácticamente la misma. Aunque deberían habernos representado todos nuestros presidentes autonómicos, únicamente se personaron el interesado, el presidente de Cataluña Pascual Maragall, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Parece ser que “otras actividades políticas y parlamentarias” les impiden estar presentes.

Mientras, en la otra cara de la moneda, o en la misma mejor dicho si tenemos en cuenta su valoración respecto al resto de nosotros, es el infinito mundo de posibilidades que a nuestros representantes, en este caso nuestros diputados, se les abre en la conciliación de la vida laboral/pública y personal, algo que a los demás nos es más bien imposible. Una guardería para sus hij@s de 0 a 3 años de cara al próximo curso, una tarjeta-monedero con 200 €/mes para sus desplazamientos en Taxi por Madrid –a entender, por los mismos problemas de tráfico que tod@s podemos padecer, como la macro M-30 o la nueva T4 de Barajas- y la ampliación del servicio de vehículos de atención protocolaria son solamente algunas de sus comodidades, para que luego fomenten, por ejemplo, el uso de los transportes públicos colectivos. ¡Eso es dar ejemplo!. Como se puede comprobar, intereses y contrapartidas que aún no alcanzan al resto de la sociedad y que nos recuerdan cada día que tod@s somos iguales, salvo nuestras (s)electas señorías.

Noticias relacionadas

Cafés van salvando vidas

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Un esperanzador encuentro

​Una profunda reflexión y luz y claridad es lo que la Iglesia Universal espera y desea de este encuentro

Momentos difíciles para el Vaticano. La exhumación tercermundista de Franco

“Un maestro que permanece mudo cuando se enseña el error, y no obstante pretende ser un maestro de la verdad, es peor que un fanático descarado y con su hipocresía hace más daño que un hereje...” Martin Lutero

¿Dedicar un tiempo a la política o vivir de la política?

La dedicación a la política, con billete de ida y vuelta, solo será posible cuando el político tenga una profesión a la que volver

Ante el avance de los nacionalismos

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris