Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Diálogo, por Dios

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 6 de mayo de 2006, 20:39 h (CET)
Es universalmente reconocido que los líderes mantienen contactos habituales y reuniones permanentes en beneficio de sus pueblos, teniendo presente los intereses de sus representados. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, acudiendo a donde los intereses europeos lo requieren, llegó incluso a acudir a secretas reuniones para favorecer el desbloqueo de los últimos presupuestos europeos. El Papa Benedicto XVI como representante del pueblo de la Iglesia es el máximo exponente -al igual que sus antecesores-, en el ejemplo del dialogo vivo con los pueblos y sus dirigentes religiosos, culturales o de Estado. Los diversos estadistas internacionales de numeroso recuento, siguen a la zaga de la diplomacia y el denuedo dialogante.

Fruto de los principios y valores de la Iglesia, la Comisión europea recuerda que el Vaticano ha apoyado siempre el establecimiento de la Comunidad Europea, desde 1970 que datan las relaciones. No resulta extraño que fundamentado en el necesario diálogo interreligioso en Europa, Barroso sea recibido por primera vez este viernes en audiencia papal privada.

La crisis europea por la adhesión al Tratado constitucional europeo, causa en buena parte de la separación de este texto a los valores del humanismo cristiano, que no es otro el que hace diferente a nuestra civilización occidental, necesita de estos positivos encuentros. Tanto como para que el presidente de la Comisión europea manifieste su alegría presentar al Papa una Europa de 25 países, unida en los mismos valores fundamentales. El ecumenismo de Benedicto XVI y su afán por recuperar para Europa los valores morales y contra el relativismo, muestra un punto de partida en este encuentro que deseamos sea incesantemente reiterado.

Pronto viajará a España para mantener el diálogo con las familias y el pueblo de Dios. Diálogo necesario para expresar los valores de la doctrina imperturbable de siglos, en comunión con la actualidad del hombre. Diálogo por Dios en favor del hombre no es hacerse fotografías para el álbum. Es por Dios, sencillamente diálogo. Hasta hoy el Gobierno español se considera soberano en considerar qué o con quién dialoga. Barroso ha dado una buena muestra de que representa a los europeos incluidos los cristianos. Es menester que nuestros representantes imiten el modelo a fin de representar a todo el pueblo sin excepción.

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris