Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Misión Imposible III: Tom Cruise and the Furious

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
viernes, 28 de julio de 2006, 13:32 h (CET)
En una de las escenas de esta trepidante tercera entrega de la saga, Ethan Hunt/Tom Cruise inyecta una dosis de adrenalina directamente al corazón de Keri Russell. Si cambiamos a Tom Cruise por J.J. Abrams, (el creador de Perdidos, Felicity y Alias y, a la sazón director del film que nos ocupa), y a Keri Russell por nosotros mismos, obtendremos el leitmotiv de Mision Imposible III: subidón de adrenalina.

Y es que la película empieza con una bofetada en todo el tabique nasal del espectador, seguida de una secuencia de créditos brevísima, y de una traca interminable de acción, pirotecnia, tiros, persecuciones y saltos al vacío que apenas deja recobrar el resuello hasta el fundido final. ¿Es esto bueno o malo?, se preguntarán, pues depende de lo que uno espere encontrarse ante una producción de las características de M:I:III (si bien el propio título, que podría bautizar tranquilamente a alguna droga de diseño, deja bastante claro que aquí no habrá decorados pintados con tiza ni alegorías tarkovskianas, sino espectáculo puro y duro). De lo que no cabe duda es de que J..J Abrams ha metido la pata al tratar de disimular la naturaleza explosiva de su criatura mediante un afán, en mi opinión ridículo, por humanizar a Ethan Hunt y potenciar sus relaciones con el resto de personajes.

Digamos, para expresarlo de una manera sencilla y directa, que estas (afortunadamente contadas) escenas de indagación psicológica alrededor de la figura de Hunt (entre las que se cuentan una boda express y algún que otro flashback de alto nivel de gazmoñería), cortan el rollo en plena carrera hacia el orgasmo fílmico. Y da rabia. Porque Misión Imposible III es una de esas contadas películas de acción que, aún cargando las tintas endemasía sobre la ídem, mantienen al espectador permanentemente agarrado a la butaca y con ganas de más.

No se trata de algo casual, claro. J.J. Abrams tal vez sea el director con menor personalidad visual de la trilogía (tanto Brian de Palma, director de la primera, como John Woo, director de su secuela, tenían tal cualidad por arrobas), pero en compensación el tipo se maneja como pez en el agua en el terreno narrativo. Aquí haré un inciso para apostillar que la narrativa no incluye tan sólo la creación de estructuras dramáticas sólidas y de diálogos efectivos, sino también la capacidad de inventar situaciones originales, respuestas originales de los personajes ante dichas situaciones, gadgets ingeniosos, y demás parafernalia dinamizadora de la acción. En este punto, J.J. Abrams gana por goleada a sus antecesores, dando muestras de su innato talento para la orquestación de recursos dramáticos en escenas tan sugestivas como una persecución de helicópteros entre las aspas de los molinos de un parque eólico, o el resto de las lujosas set-pieces que tienen lugar en el eje Berlin-Shanghai-Roma, modélicas en su concepción aunque algo rutinarias en su ejecución.

Por lo demás, la película funciona a las mil maravillas como entretenimiento palomitero. Tal vez un poco de desparpajo, así como una mayor presencia del interesante villano interpretado por Phillip Seymour Hoffman, implementarían sus virtudes, pero en cualquier caso, queda claro que Tom Cruise sigue manteniendo un excelente olfato a la hora de seleccionar, desarrollar y pulir proyectos cinematográficos, facultad esta que, de ser extrapolable a sus proyectos religiosos, tal vez debería hacernos recapitular, ¡ay!, acerca de la posibilidad de unirnos a la Iglesia de la Cienciología…

Noticias relacionadas

Los aspirantes a los Goya celebran la "diversidad" del cine español en el tradicional encuentro de nominados

Cifuentes muestra su apoyo a la bajada del IVA al cine al 10%

'Tres anuncios en las afueras' triunfa en unos Globos de Oro

Tres títulos protagonizados por mujeres, grandes triunfadores

Atresmedia Cine supera los 30 millones de euros en taquilla y su cinta 'Contratiempo' recauda 26 millones en China

Las nueve películas estrenadas en 2017 lograron el 32% de la taquilla española, con 4,8 millones de espectadores

Miguel Ángel Silvestre, Inma Cuesta y Quim Gutiérrez, protagonistas de El Día Más Corto [ED+C]

La muestra rendirá tributo a Daniel Sánchez Arévalo

'Figuras ocultas', de Margot Lee Shetterly

Una obra homenaje y de reivindicación del importante papel de muchas científicas que colaboraron en la carrera espacial de EE.UU., superando los prejuicios sexistas y raciales de la época
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris