Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Más que un club

Óscar Arce
Óscar Arce
sábado, 6 de mayo de 2006, 20:38 h (CET)
Cuando en la televisión aparecen las imágenes de aquellas reuniones multitudinarias de personas enfebrecidas por el triunfo de un equipo de fútbol, pienso que uno de los grandes atractivos que tiene éste deporte es la masa que le acompaña. La masa humana, no nos preocupemos ahora de la masa económica. Es más, ni siquiera nos centremos en lo deportivo que pueda tener el deporte rey.

La masa que envuelve el fútbol le convierte en una oportunidad para aliviar tensiones. Todo queda disimulado entre la masa: no soy yo quien grita, sino la gran construcción grotesca que, a modo de cuerpo humano formado por infinidad de cuerpos humanos, se alza sobre mí, sobre nosotros.

En la masa, se anula el poder que creemos tener sobre nuestras propias acciones. ¿Debemos dejarnos, pues, arrastrar por ella? Parece que, una vez estamos dentro, no queda otra opción hasta que sea ella misma quien decida desmembrarse. Por otra parte, no cabe duda que sigue siendo ella misma quien decide unirse.

El ambiente normal de la Rambla de Barcelona, donde se encuentra con facilidad una gran cantidad de gente, no tiene nada que ver con el ambiente que creó la multitud que ocupó el mismo espacio durante la madrugada del miércoles al jueves.

La disparidad más importante es que, en el primer caso, los individuos no tienen una finalidad compartida concreta que la masa pueda utilizar para unirles. En cambio, la consecución de la liga unió con la calle a todo aquél que sintió la llamada de la celebración conjunta. Quienes fueron, tenían la certeza que no estarían solos, que podrían siempre unirse a algo ya iniciado y que nadie había iniciado.

Unirse a la construcción que invierte lo que Canetti llama “el miedo a ser tocados”. Es decir, que olvida que, quienes la componen, evitan todo roce físico con otras personas durante su vida diaria y, en cambio, buscan esa total inclusión en el estado de masa. “Respetar el espacio vital” y otras expresiones que denotan que el aire que envuelve mi cuerpo es también mío, quedan al instante desplazadas.

La inercia de la masa permite que el motivo que une a los cuerpos esté claro, pero que el fin hacia el que se dirige la unión sea del todo imprevisible.

La posibilidad de explicitar lo primitivo que pueda haber en nosotros, de mirarnos los unos a los otros como si todos perteneciéramos a la misma familia, de abrazarnos con quien ni nos habríamos saludado el día anterior, de correr hacia un objetivo común… eso es lo que hace atractiva a la masa, que asegura la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Volviendo al fútbol, en mi opinión, dos son los puntos que hacen que el Barça y el Madrid tengan más socios y más seguidores que cualquier otro equipo. Primero, hay más posibilidades de celebrar títulos de más prestigio. Segundo, existe el total convencimiento de que la satisfacción por cada victoria será compartida por una enorme cantidad de personas que esperan cualquier oportunidad para desencadenar un río de cuerpos.

Por encima de aplaudir el acierto de Ronaldinho, lo que hay es el afán de tomar las calles.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris