Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Jazztel o el Tercer Mundo de las telecomunicaciones

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 6 de mayo de 2006, 04:15 h (CET)
Parece mentira que sigamos siendo tercermundistas en un sector como el de las telecomunicaciones. En España la ley no ampara al consumidor, al menos no de forma rápida y clara. Lo sé de buena tinta, del mismo modo que he descubierto que Jazztel es un nido de incompetentes. Por si alguien tiene pensado contratar los servicios de ADSL, que se haga un favor y evite su publicidad engañosa.

En este preciso instante me encuentro en un locutorio, a pesar de que sigo pagando religiosamente mi cuota mensual a Jazztel. De repente, hace una semana me cortaron la conexión a Internet. Cuando llamé para pedir explicaciones no salía de mí asombro. Resulta que una semana atrás contraté Jazztelia, el servicio que dicen, por un euro más al mes sin explicar las posteriores trampas, te dan varios canales de televisión. ¡En qué estaría yo pensando! Parece que la base de datos de esta empresa es algo frágil, y para dar de alta un servicio, si ya eres cliente, te dan de baja todos los anteriores y a volver a empezar.

Tras llamar en reiteradas ocasiones y tener hasta seis reclamaciones abiertas, pasados diez días sigo incomunicado en la red. Cada nueva llamada que realizo a Atención al Cliente es una verdadera odisea, un auténtico ejercicio de paciencia y, con el paso de los días, una experiencia en el funcionamiento interno de la empresa a veces mayor que los propios teleoperadores que me atienden.

Sé que mi problema no lo pueden solucionar en el Departamento de Servicio Técnico, pues figuro como cliente dado de baja y ellos sólo atienden averías de clientes dados de alta. Tampoco me solucionan nada las operadoras del Departamento de Provisiones, pues algunas me envían al anterior o, sorprendentemente, me dicen que están tramitando con Telefónica la portabilidad y mi alta. ¿Telefónica? ¡Si hace meses que ya no soy cliente de ellos!

Lo que decía al principio, un nido de incompetentes. Sin embargo, la culpa no es de los que me atienden, sino de los que hay detrás. De aquellos responsables que no forman bien a las personas que, sin dar la cara en ninguna delegación, ponen su voz al otro lado del teléfono, su nombre y apellidos y, sobre todo, la misma paciencia que los clientes descontentos como yo. Imagino, aunque lo desconozco, que por “cuatro duros” y contratos basura... pero ese es otro tema.

Desde el locutorio se me ha ocurrido mirar la sección de contacto de Jazztel. Ofrecen un número de fax al que me he dirigido sin éxito, una dirección de correo electrónico, de la que tampoco he recibido respuesta, y una dirección física que sólo atienden a empresas. ¡Ah! Ahí está el verdadero dinero, las grandes empresas que contratan muchos servicios y mueven dinero, a ellos sí se les da mejor atención. Los particulares, que esperen. Y que lo hagan junto a todos los problemas que se les esté ocasionando, no importa que su trabajo dependa de un router, ni que se pongan de los nervios y sientan una impotencia casi tan dolorosa como la sexual.

Dejémonos de problemas superficiales y vamos a exigir nuestros derechos. No es posible que en España, siendo europeos como así se defiende cuando nos interesa, tengamos un servicio de telecomunicaciones tercermundista comparado con la calidad y precio de otros países vecinos. Y lo peor no son las empresas como Jazztel, sino las personas responsables de concederles el permiso de estafar literalmente a los consumidores.

Sepan, por cierto, que no he conseguido contactar con ninguna persona responsable de Jazztel. He llegado a la conclusión de que no existen, creo que la empresa gira alrededor de sí misma y las incoherencias de sus teleoperadores. Lean bien la letra pequeña antes de contratar nada, y apliquen una norma totalmente cierta: siempre hay algo mejor.

Una última cosa. Sé de buena tinta que no soy el único afectado en Jazztel, entre otras cosas por la diferencia de la numeración de mis reclamaciones en tan pocos días. Observo también una gran cantidad de usuarios que comentan sus problemas en los distintos foros de la red. Desde aquí les invito a ponerse en contacto conmigo, pues estoy reuniendo gente afectada para iniciar una demanda colectiva por lo civil, y exigir ante la ley los daños y perjuicios que causan cada día sin ningún tipo de inconveniente en ello.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris