Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Minoría absoluta  

La demagogia bolivariana frente a EE.UU

Patxo Palacios
Patxo Palacios
martes, 2 de mayo de 2006, 20:06 h (CET)
Suma y sigue. La historia de estancamiento, falta de libertad y nulo crecimiento en todos los órdenes, salvo en la demagogia, sigue avanzando en Centro y Sudamérica. La reciente cumbre en La Habana de los mandatarios de Cuba, Venezuela y Bolivia han dejado de manifiesto la deriva peligrosa en la que estos países se están sumiendo desde hace ya algún tiempo.

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) – si el pobre vizcaíno Simón levantara la cabeza – como contrapartida al Acuerdo de Libre Comercio para América (ALCA) y los Tratados de Libre Comercio (TLC) de EE.UU., México y Canadá se antoja como una alternativa basada básicamente en el intervencionismo y control estatal, cuyos resultados han asolado durante décadas Latinoamérica, como todos hemos visto.

Pero la izquierda más rancia y contraria a la libertad de mercado se las ha apañado casi siempre sorprendentemente bien para culpar a EE.UU. de su propia ineficiencia y corruptelas, por más que éstos hayan cometido ciertos errores e intervenciones criticables.

Uno le oye al camarada bolivariano Chávez hablar de integración latinoamericana frente al neoliberalismo del Imperio o al demócrata Fidel, honorado por su amistad con Corea del Norte, calificando de heroico al pueblo iraní en su escalada de pruebas y aprovisionamiento de armas nucleares y no puede sino echarse a temblar.

La última es de ayer mismo: el líder indígena Evo Morales acaba de nacionalizar los hidrocarburos y los minerales por vía parlamentaria. Olé. Que se preparen Repsol, Campsa y demás. Viva la libertad.

Que Dios coja confesados a los bolivianos, venezolanos y cubanos, más aún si cabe. Si alguien, a día de hoy, cree que la autarquía económica o el monopolio puede generar algún tipo de riqueza para nadie, es que no conoce la historia de los últimos 100 o 200 años en América, Europa ni en el mundo.

La última crisis diplomática de Chávez con Perú, con la retirada por parte de Toledo de su embajador en Caracas, es un episodio más de la actual batalla entre la libertad y el progreso, de una parte, y la cerrazón y el intervencionismo de otra, que se da actualmente de México para abajo.

Las soflamas incendiarias de Morales o de Chávez del tipo “es hora de liberar a Latinoamérica” o “tenemos la responsabilidad de garantizar una revolución democrática cultural” son ciertamente preocupantes, viniendo de donde vienen. Veamos sin ir más lejos el espejo de la Revolución Cubana, que ha convertido ese bello y gran país en un burdel, atrasado e improductivo.

Son discutibles los modelos políticos e incluso determinadas fórmulas económicas; pero lo que de ninguna manera es cuestionable en pleno siglo XXI es la interconexión de los mercados, la libertad, la investigación y el desarrollo como únicos medios posibles para la justicia y el progreso en cualquier rincón de nuestro querido planeta.

Dios nos salve de Revoluciones y de iluminados liberticidas.

Noticias relacionadas

​Vuelve el debate del aborto

Josefa Romo Galito

Alemania: cámaras en los mataderos activadas por el móvil de los inspectores

Domingo Martínez Madrid, Baños de Valdearados (Burgos)

​Nos daba los primeros avisos

JD Mez Madrid, Olot (Gerona)

​Ser Iglesia que como María sabe decir “Aquí estoy”

Jesús Martínez Madrid, Salt (Gerona)

​Para prevenir las “Manadas”

Xus D. Madrid, Palamós
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris