Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Declaradme culpable', de Sidney Lumet

Marcos Méndez
Marcos Méndez
viernes, 28 de julio de 2006, 13:32 h (CET)
Todavía no me lo creo. Vin Diesel, una estrella del cine de acción de nuevo cuño, un hombre que acostumbra a aparecer con gafas de sol y lleno de tatuajes, se viste de Armani para la última película de Sidney Lumet, en la que interpreta a uno de los grandes mafiosos del juicio contra la familia Lucchese llevado a cabo entre 1987 y 1988. Y lo más sorprendente del asunto es que no sólo lo hace bien: lo apretado de su gesto, su caracterización canosa y obesa y las coordenadas de su sonrisa -a veces sincera, pero siempre apegada al concepto de showman de su personaje- provocan que el hasta hace poco triple X se erija en uno de los pilares de Declaradme culpable, por otro lado, una de las películas más interesantes de la temporada.

Se podía intuir esto último con sólo echarle un vistazo a los títulos de crédito, porque Sidney Lumet no es precisamente un desconocido. 12 hombres sin piedad, Tarde de perros o La colina son títulos que posiblemente no les suenen de nada a las nuevas generaciones, porque ahora se lleva el look de hacer cult-movies a los films de cinematografías más lejanas. Básicamente, ocurre que hay estudiantes de cine que conocen de arriba a abajo las películas de Hideo Nakata (un cineasta que, por otra parte, me gusta bastante) y no tienen la menor idea de quiénes fueron -son- Lumet, Pollack, Kasdan o Bogdanovich, todos norteamericanos, en activo y con carreras espectaculares.

Aclarado el agravio que he tenido la desgracia de comprobar la semana de su estreno, tengo que decir que Declaradme culpable posee una estructura dramática envidiable, una solidez en la puesta en escena y el montaje que muchos querrían para sí y una partitura musical (descriptiva) que capta sin inmiscuirse demasiado el tono, entre el espectáculo y la intimidad, de esta fantástica película de juicios. Además, para comprimir un suceso de 21 meses de duración en un libreto de poco más de dos horas hay que tener bemoles.

Jackie DiNorscio (Diesel) está harto de los intermediarios, por lo que decide ser su propio abogado en el que será el proceso más largo de la Historia de Estados Unidos. Su carácter, de una extraversión algo amarga (potenciada por una sonrisa incompleta del actor, como si le costase terminar la mueca), terminará provocando las iras no sólo del fiscal y el juez: también Nick Calabrese (Alex Rocco), su jefe en ¿la sombra? le repugna, porque ve peligrar su seguridad si Jackie continúa ofendiendo al jurado con chistes machistas y esa actitud arrogante.

Lo que a Lumet parece interesarle de todo esto es la comedia que se puede exprimir de un grupo como la mafia. Sus códigos internos, su lealtad mutua y su libertad pueden terminar con el juicio, por eso algunos están tan nerviosos. Lumet, supongo que intentando hacer una película más ligera que de costumbre, carga las tintas sobre los errores (¡y vaya errores!) de la fiscalía antes que representar el proceso por mímesis. Y el asunto le sale redondo, porque el poso dramático que acompaña al protagonista se hace notar en los momentos en los que el espectador es más vulnerable, después de algún momento humorístico de cierta ternura.
También nos dice Lumet que la familia, para los miembros de la Cosa Nostra, puede tener más poder que la doble moral de muchos hombres supuestamente intachables, funcionarios del Estado, policías y demás "hombres de bien". Aquí también, inevitablemente, la película no distingue buenos y malos. Al final unos ganan y otros pierden, pero tengo la sensación de que la soledad, gran enemiga de la humanidad, y la traición, la falta más importante dentro de este círculo delictivo, van de la mano con Jackie.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris