Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tercera puerta  

Bombas sobre Gernika

Jabier López
Opinión
lunes, 1 de mayo de 2006, 20:19 h (CET)
Sesenta y nueve años han pasado desde aquella atroz tarde del 26 de Abril de 1937. Sesenta y nueve años en los que la verdad se ha ido comiendo la gran mentira forjada por el régimen franquista. Sesenta y nueve años en los que el pueblo vasco ha luchado y luchará porque sus derechos no se vuelvan a bombardear.

Gernika, estandarte cultural del pueblo vasco, insignia en las rutas comerciales del norte, patrón histórico de nuestra tierra. La que fue ciudad santa venerada por los vascos cómo símbolo de sus libertades, libertades que en forma de leyes dieron luz a la democracia más antigua de Europa.

Mas de 50 aviones sobrevolaron esta tierra cargados de odio, cincuenta aviones al mando de jefes alemanes e italianos con un único propósito: borrar nuestra cultura, nuestro pueblo, nuestras raíces.

Las cuatro y media de la tarde marcaban en el reloj y los aviones comenzaban a sobrevolar Gernika cómo si de buitres carroñeros se tratasen esperando ver los ancianos y niños correr por las calles. La Legión Cóndor – también llamada la legión del horror – al mando del teniente Wolfram von Richthofen comenzó su denominado “entrenamiento militar”. Miles de bombas y proyectiles incendiarios, ni un edificio en pie dejaron a su paso los bombarderos mientras que los cazas disparaban en vuelo rasante a todos los civiles que corrían despavoridos por las llamas. El resultado fue una Gernika destruida desde sus raíces, cortinas de humo bajo las cuales se escondían las cenizas de un pueblo, millones de litros de sangre derramados por las calles, niños sin padres, madres sin hijos, una autentica masacre que este pueblo jamás olvidará. Gernika se convirtió en un ensayo de la segunda guerra mundial, un entrenamiento de nazis y fascistas apoyados por franquistas. A pesar de todo sobrevivió lo que hoy en día es nuestro símbolo cómo pueblo, estandarte del pueblo vasco, el Árbol de Gernika, al que juramos proteger hasta el fin de nuestros días.

Otra vez más la manipulación mediática del régimen franquista hizo su trabajo. No sólo negaron el bombardeo por parte de la Legión Cóndor sino que lanzaron al aire la gran mentira: los propios vascos han destruido la ciudad en su retirada. Una atrocidad sin pies ni cabeza, una mentira que gracias a Dios se cayó por su propio peso con la presencia de George Steer, corresponsal de guerra de los periódicos “The Times” y “The New York Times”. George Steer hizo llegar la verdad al mundo, sacando a la luz la verdad sobre el bombardeo, siendo los alemanes y los italianos los autores de tal masacre. El mundo entero pudo conocer de primera mano la masacre que cometieron en Gernika los alemanes; el sufrimiento del pueblo vasco y su valor sin rendirse ante el opresor. Que mejor frase para este momento que la dicha por Ernesto Che Guevara, “Prefiero morir de pie, a vivir arrodillado”.

Los vascos le debemos mucho a George Steer. Primero por sacar la verdad a la luz y plantarle cara al régimen franquista y sus amigos del “Eje Berlín-Roma”, y segundo por comprendernos cómo pueblo, por entender nuestra cultura y por dedicarnos siempre su mejor sonrisa. No hay palabras que resuman mejor lo que los vascos sentimos por George Steer que, agradecimiento y lealtad. Por todo esto querido George “eskerrik asko”.

Noticias relacionadas

Tan solo unas horas antes (II)

​En materia cultural, ¿promoveremos una cultura a favor del arte del teatro, el cine, el circo y los espectáculos musicales de todos los estilos y géneros?

Vértigos limítrofes

Por la muerte, por las desventuras, por las innumerables ignorancias, circulamos en las mismas fronteras del abismo. La retórica o la dialéctica no logran despegarnos de dichos horizontes

Aprender inglés pero amar el español

Aplaudo que se quiera aprender inglés pero me apena que no se ame de corazón el español, su lengua, su vocabulario, su literatura

Nunca antes la izquierda tan unida

Elecciones Generales

Segundo round

“Pero sin duda, el gran perdedor fue el hiperbólico Sánchez”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris