Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Las lecciones de Chernobyl

Evgueni Velijov
Redacción
domingo, 30 de abril de 2006, 21:27 h (CET)
A 20 años de la tragedia de Chernobyl yo quisiera expresar mi opinión sobre algunas cosas. Es fundamental evaluar el accidente de Chernobyl a la luz de hechos y riesgos reales. En muchos casos las consecuencias del accidente han sido exageradas, en gran medida por obra de la prensa, a los ojos de la sociedad en cientos cuando no en miles de veces, lo cual ha tenido secuelas negativas pues la palabra es también un factor que influye sobre el estado de salud. La degeneración de la economía y la vida de la sociedad en una serie de regiones también se debió a una información tergiversada y unas apreciaciones erróneas.

Los documentos médicos que reflejan el estado de salud de la población de Rusia carecen de hechos que confirmen que el accidente de Chernobyl influyera nefastamente sobre la salud de la gente. He aquí un ejemplo sacado de las estadísticas del servicio sanitario del Instituto Kurchatov. Todos los 600 trabajadores del Instituto que han viajado regularmente a Chernobyl durante dos décadas (y hoy día algunos aún trabajan allí) tienen indicadores de salud bastante buenos y siguen trabajando.

Otra cosa es que el accidente de Chernobyl ha mostrado un bajo nivel de preparación del país frente a tales acontecimientos si bien un caso parecido ya había ocurrido antes. En 1957, en la fábrica química “Mayak” de Cheliabinsk (Urales) también se produjo una explosión con emanaciones radiactivas. Por decisión de las autoridades soviéticas el caso se guardó en secreto estricto, junto con los análisis y conclusiones que hicieron los mejores especialistas y prestigiosos científicos que investigaron las causas y las consecuencias del accidente en la fábrica “Mayak”. Y como resultado, la sociedad se quedó perpleja frente al accidente de Chernobyl.

Otro hecho triste reside en que la inapreciable experiencia de Chernobyl, que no se ha hecho secreta, no ha sido asumida ni utilizada por nadie, lo que es muy mal porque esta experiencia no tiene precio. Puede servir para construir un modelo de comportamiento en semejante caso y realizar una preparación especial. Lamentablemente, nadie puede descartar absolutamente la probabilidad de accidentes tecnógenos en centrales nucleares a pesar de que en los años que siguieron al accidente de Chernobyl se ha hecho bastante en materia de seguridad de estas centrales.

Tampoco se puede dejar de tomar en cuenta la situación política en el mundo, el peligro de terrorismo que se ha hecho realidad.
Ni siquiera en Rusia tenemos “a mano” la experiencia de Chernobyl, lo que sería razonable. Las lecciones del accidente de Chernobyl han sido aprovechadas excelentemente sólo por los especialistas en energía atómica. Los reactores de primer tipo que se utilizaron en las centrales atómicas soviéticas fueron modernizados en seguida, se han hecho seguros y siguen explotándose con éxito. Ello significa que era posible hacerlos seguros antes del accidente pero se cometió un error de lo que tiene la culpa la joven ciencia nuclear o, más bien, en ello está su desgracia. Quiero hacer recordar que en las primeras instalaciones también hubo accidentes en otros países.

Claro que es difícil descartar absolutamente todos los errores posibles, mas así y todo, ahora garantizamos la seguridad de los reactores. También garantizamos que si por mera casualidad, poco probable, se produce un accidente ésta no obligaría a desalojar la población ni habría otras consecuencias que afecten la salud y el bienestar de la gente.

En los últimos 10 años en Rusia no se ha construido ni una sola central atómica pero el nivel de producción de energía nuclear ha crecido del 12% al 17%. Esta dinámica positiva se debe al mejoramiento de la administración y a la modernización de las centrales atómicas, así como a una serie de otros factores. Dado que recursos naturales como petróleo, gas, hulla son agotables y las necesidades de la humanidad van aumentando, una fuente de energía como las centrales atómicas, que de momento no tiene rivales concretos, tiene un buen futuro pues sin esta energía resulta imposible lograr un mayor progreso.

¿Han hecho todo lo posible los físicos que desde aquel dramático día del accidente no cesan de luchar contra la radiofobia, demostrando a la gente que la energía atómica significa luz y calor en sus hogares? Los defectos que la energía atómica tenía afloraron justamente en varios accidentes, incluido el de Chernobyl, y esos defectos han sido superados en medida considerable. La industria energética nuclear ha ideado medidas de seguridad que yo calificaría hasta de excesivas. La experiencia que ahora tienen acumulada los físicos, diseñadores y el alto nivel actual de aprovechamiento de energía atómica nos infunden la seguridad de que accidentes como el de Chernobyl no habrá más.

La probabilidad de graves accidentes en las centrales atómicas es muy baja. Más baja que en la industria minera, química o en el transporte. A veces buscamos algo en un lugar alumbrado en vez de buscar en un lugar justo.
_______________________________________________
Evgueni Velijov es presidente del Centro Cientifico Ruso “Instituto Kurchatov” y miembro de Academia de Ciencias de Rusia

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris