Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Las más bellas

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 30 de abril de 2006, 21:27 h (CET)
Recuerdo que hace apenas un mes señalé, para responder, un correo electrónico, era el mail de la convocatoria de la Escuela de Escritores, confieso que tenía la intención de colaborar en la elección de la palabra más bella del castellano. Una bella idea; por cierto, bonita palabra idea, ¿no creen?, una bella idea, digo, ahora que a través de Internet se pueden realizar votaciones universales con la única frontera del idioma como limitación lingüística.

Después, el mes de la palabra escrita, este abril que a muchos nos pone a prueba en la elección de palabras bellas y biensonantes alrededor de los libros y actos culturales, hizo que me olvidara y no llegara a tiempo de votar la palabra bonita. Ya por entonces sonaban palabras como madre, la elegida por casi un millar de personas, y que se ha quedado en el séptimo lugar de la lista de ganadoras, o resplandor, elegida por la escritora Ana Mª Matute, sólo por ser poética y misteriosa, o palabra, que las engloba a todas y tiene tanta carga de significado.

Pero qué difícil elegir sólo una palabra, una única voz que nos defina o defina al mundo o al ser humano y su lenguaje, cuando tenemos a nuestra disposición tantos miles de palabras conocidas o desconocidas, según el Diccionario de la Real Academia Española nada menos que 83.500, qué riqueza de términos de un idioma, será por eso lo que dicen de la Academia, lo de que brilla, cual joya, y da esplendor. ¿Han leído por gusto alguna vez el diccionario sin ir buscando nada en particular? Es toda una aventura leer un rato el DRAE aunque sea para añadir unas cuantas voces a nuestro siempre acotado y pobre vocabulario.

Las dos condiciones de la propuesta brindada a los internautas durante tres semanas fueron que el vocablo elegido y votado no fuera un nombre propio y que perteneciera al Diccionario de la Lengua Española. Además se permitía votar otras 5 palabras más.

Las respuestas no se hicieron esperar, nada menos que 41.000 internautas de todo el mundo, así se extiende nuestro idioma, participaron votando más de 7.000 términos distintos de los que debían dar explicaciones de su belleza. Así, por ejemplo, José Bono elige la palabra madre porque perdió a su madre cuando era muy niño y por que es la palabra que siempre ha evocado con más añoranza. Además, dice, es un sustantivo que se aplica a muchas cosas hermosas, como la vida o la patria. Josu Erkoreka, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, eligió “ornitorrinco” porque le encanta su sonoridad y le fascina este animal. El periodista Álex Grijelmo, director de la Agencia EFE, eligió ultramarinos porque están desapareciendo en España las tiendas donde un dependiente con el lapicero sujeto por la oreja hacía las cuentas en un papel de envolver para ser sustituido por una fila de cajeras con lectores de tarjetas de crédito.

Sin embargo, la palabra más votada, la ganadora, fue la palabra amor, alzó su voz entre las numerosas palabras de cualquier significado que comenzaban por la letra a o incluían la letra eme, como ella misma. Analizando, muy por encima, los 100 primeros vocablos elegidos, nos encontramos con 3 bloques muy característicos que se corresponden, más o menos, con 3 partes muy diferenciadas. Un tercio de las palabras votadas hace referencia a la naturaleza como agua, amapola, alborada, lluvia, luna, mar o azahar, por poner varios ejemplos. Otro tercio hace referencia a los sentimientos, abrazo, caricia, amor, lágrima, madre, beso o amistad. Y por último, otro más se corresponde con palabras abstractas llenas de humanidad y bondad tales como justicia, lealtad, paz, solidaridad, ternura o sonrisa.

En esta primera convocatoria de “Tienes la palabra” y entre las voces que definen objetos las hay que destacan por su sonoridad como caleidoscopio o lapislázuli. Otras proceden del árabe como almohada o alféizar. Rotundas, como cristal, o deliciosas como chocolate, pero todas muy sugerentes.

De haber votado, no sé cuál hubiera elegido, quizá la palabra diccionario o palabra para así llevármelas todas, las más y las menos bellas, las más y las menos sonoras. Avariciosa.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris