Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ley de la memoria historica

Pepe López
Redacción
domingo, 30 de abril de 2006, 21:27 h (CET)
El rojerío español, que a lo que parece no ha asumido aún la derrota que sufrió en la Guerra Civil, en lugar de aceptar los hechos tal como sucedieron, está empeñado en abrir las viejas heridas de aquella lamentable contienda y, a tal efecto, ha conseguido que el Congreso declare a este año como “el de la Memoria Histórica” y que en los próximos meses se promulgue una Ley sobre dicha Memoria.

Mal camino llevamos si empezamos a remover tumbas, a poner los muertos en pié y no olvidamos, después de ¡67 años! del final de la contienda, aquellos hechos tristísimos y que, en bien de todos, más vale no recordar.

Admito y comprendo perfectamente que los restos de quienes fueron asesinados ¡en uno y otro bando! o murieron en combate y fueron enterrados en fosas comunes en el propio campo de batalla, tengan una sepultura digna. Un mínimo concepto de piedad obliga a ello.

Pero lo que me parece inadmisible es que, en estos últimos años, por puro espíritu de venganza o por un malsano fin electoralista, no se hable sino de las víctimas del franquismo y se reescriba una historia manipulada que va a seguir enfrentando a nuestros descendientes por varias generaciones.

Y mucho me temo que en los libros de Historia que estudien nuestros hijos y nietos –como ya está sucediendo- se describan unos hechos que nada tienen que ver con la realidad y se califique de tirano a quien levantó a España del caos en que la habían sumido aquellos leales a la República, que fueron precisamente quienes acabaron con ella.

Y temo también que vuelvan los seriales de televisión, como aquél que se exhibió hace pocos años, en el que aparecían los cuerpos de una familia entera asesinada por los franquistas (Cinco o seis personas, entre ellas un niño de muy pocos años) y luego resultó, ante la denuncia de unos familiares y que la prensa divulgó, que se trataba de una familia del pueblo extremeño de Granja de Torrehermosa, cuya identificación se daba, vilmente asesinada por los rojos.

Tales mentiras nos esperan con la Ley de la Memoria Histórica, que no me extraña haber oído hace muy pocas noches en Radio Nacional decir que en Valladolid donde, según el autor de un libro de reciente aparición sobre los crímenes franquistas, se fusiló a unas quince mil personas, los padres llevaban a sus hijos a presenciar los fusilamientos.

Tal vez alentada por tal barbaridad, la presentadora del programa no tuvo empacho en decir que en la Plaza de toros de Badajoz se mataron a muchas personas ¡a golpe de rejón!.

Si el gobierno sigue empeñado en resucitar la Memoria Histórica, no le quepa duda de que, quienes vivimos aquellos años en la zona roja, también tenemos memoria y nos vamos a ver en el trance de recordar hechos tristísimos.

Azaña, a cuya memoria no tengo otro respeto que el que se debe a un muerto, trazó, al final de sus días, el camino: Paz, Piedad, Perdón.
27 Abril 2006

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris