Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Presos de la libertad  

Negociar con la salud del ciudadano

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 29 de abril de 2006, 20:12 h (CET)
La huelga de médicos de Cataluña continúa en pie, y así se lo han demostrado al presidente Maragall el pasado miércoles a la entrada del Hospital de Bellvitge. Las peticiones para desconvocar la huelga y volver a la normalidad de las urgencias saturadas es, entre otras cosas, tener un convenio laboral propio. Me parece muy bien que todos los trabajadores luchen por sus derechos, que boicoteen a sus empresas si no atiende a sus peticiones, y mientras tanto, siguen ganando dinero gracias a ellos… pero con la salud de los ciudadanos no se juega.

El miércoles la huelga afectó a más de 46.000 visitas y operaciones, y yo me
pregunto: ¿Y si hubiera algún paciente grave, como el fallecido en Madrid? A él lo enviaron al psiquiatra sin ni siquiera practicarle una ecografía para saber por qué tenía dolores. Poco después murió y en la autopsia le encontraron un tumor. Me gustaría saber quien se responsabilizaría si ocurriera algo semejante gracias a la huelga.

Aunque si lo pensamos bien, incompetencias de este tipo ocurren muy a menudo en las salas de urgencias. Personalmente he tenido la desgracia de sufrir, no sólo mis dolores, sino el de otros pacientes sumidos en la desesperación, ante la pasividad de un colectivo que, desde la óptica de muchos ciudadanos, negocia sus intereses a costa de los enfermos.

Lo más grave del asunto es que, para aquellas personas que han visto anuladas sus visitas, tendrán que esperar varios meses más hasta volver a la consulta. De esta forma quien tenga una pequeña molestia o dolencia que se pueda atajar con un tratamiento, puede que se agudice hasta convertirse en una enfermedad más seria el día que finalmente lo visita el médico, después el especialista y, finalmente, la operación si procede.

En definitiva, la indignación es tal entre los pacientes afectados que piensan que cotizar a la Seguridad Social no les sirve para casi nada.

Mientras tanto, en la casa de algunas personas con una mutua privada y sin problemas para llegar a fin de mes, se encargan de ir “comprando” las pensiones por enfermedad a esa gente que, previo pago, se asegura un dinero a final de mes durante el resto de su vida.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris