Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Potestades humanas

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
sábado, 29 de abril de 2006, 20:12 h (CET)
EL ZPARITORIO mental que tanto se divierte con el BOGUE (Boletín Oficial de Grandes Ululaciones Esperpénticas) ha alumbrado una nueva, y de gran calibre. Habrá Derechos Humanos Simiescos, como si para todos los verticalismos caciquiles simiolares al de ZP los Derechos Simiescos no fueran ya los únicos que nos conceden a los Humanos...

Intentar razonar con el Muchacho no se puede, por talante, por ideología y por incapacidad craneal del imberbe. Por ello, dirijámonos a los lectores que no presenten Grandes Simiolitudes con el perfil zapatillesco.

1. Los seres tienen poderes o potestades... naturales (las que les otorgan la Naturaleza), no “derechos”: dirigidos (esto es lo que significa el participio pasivo del verbo “dirigere”: dirigido o derecho) que exigen un poder superior que se los concede y dirige.

2. Los seres humanos tienen poderes o potestades (naturales) humanas: por ejemplo la de dirigir o dirigirse. Aunque los sistemas verticalistas eliminan sus potestades decisorias públicas y les reducen a concederles “derechos”, que los propios dirigentes activos (además de reservarse todas las potestades o poderes públicos) les dirigen después en la práctica.... hacia donde quieren los dirigentes (lógicamente, en unos autarcas) hasta vaciárselos de contenido: pura graciabilidad del sistema será lo que obtengan esos humanos desposeídos de potestades públicas.

Pues bien, llegados a este punto, el cual ZP no habrá alcanzado, porque si no dimitiría inmediatamente de la presidencia de un sistema político tan aberrante e inhumano (lo cual puede predicarse también de cuantos políticos contribuyan a sostenerlo), no sigamos filosofando por falta de espacio. Cortemos hacia lo concreto...

Los Grandes Simios practican la violación sistemática de sus hembras, esclavizan a los débiles, les roban todo cuanto pueden, no se paran ante el estupro infantil, asesinan a los congéneres que se les ponen tercos y, como se descuiden, también a sus propias crías, amén de tener una jerárquica estructuración de amos/siervos, que es en lo que más se parecen a las sociedades de los Grandes Simios de la política humana, como la actual que preside ZP, por ejemplo.

Por tanto, ¿va primero ZP a civilizarlos antes de aliarse con ellos...? Lo digo porque, en caso contrario, aportarán una cultura –muy respetable, sin duda, pero sólo desde el punto de vista simiesco– y hasta puede ocurrir que alguna bestia humana decida reclamar para sí algunas de esas potestades simiescas –sin control racional– que el leonés va a convertir en derechos, porque le traiga más cuenta a la bestia humana aprovecharse de esas tendencias naturales de las bestias tradicionales, ya con derechos.

Por otra parte, si fuera el propio ZP el que deseara civilizarse, desde su talante leonero nativo, podría empezar por suprimir esa gran simiolitud que comparten las sociedades simiescas y la humana, como es la estructuración amos/siervos antes aludida, lo cual sí sería verdaderamente progresista.

¿Qué debe hacer para ello? Pues entender dicha cosa tan simple: que los humanos tienen potestades públicas naturales (aunque el verticalismo actual se las impide), mientras que los simios y los “ciudadanos” actuales sólo tienen derechos... dirigidos, concedidos y condescendidos por los dirigentes autocráticos del verticalismo, como él.

¿Entenderá el justiciero un concepto tan sencillo...? Que los poderes públicos son los que deben compartirse realmente entre todos, en una democracia veraz, y no recibir simples dirigidos pasivos, que no son sino meros eslabones de la cadena de dirigidos pacientes que nos ata, con mayor o menor longitud del herraje, al Mundo Antiguo.

Pues si no lo alcanza el analfaberzo leonino que nos preside, entiéndalo usted, señor lector: Potestades Humanas Públicas para todos, porque ya nos la da la naturaleza y, además, porque pagamos lo público. Dirigidos Simiescos para los simios, y para los súbditos simiolares: todos nosotros que aún vivimos en el mundo antiguo, vacuo y mendaz de los Dirigidos Romanos.

POSDATA: Dedico este texto a los activistas de los “Derechos” Humanos, que no comprenden que el mundo nuevo y la democracia real alborea con las Potestades Humanas, y no con los vetustos y falaces “Dirigidos”.

Y en cuanto a ZP, si lo que quiere es ampliar la protección de la fauna que ya existe en multitud de normas y en el Código Penal... hágalo así, sin creer que ha dicho nada nuevo ni de interés, y que se cuide de los cantamañanas sin sustancia que le han inducido a este error, alguno bienintencionado y algunos otros meros trepadores dispuestos a aprovechar la inmadurez mental de un Muchacho que careciendo de ideología propia, como carece ya el socialismo, anda recogiendo cualquier retazo ideológico que pesque, para que él pueda seguir creyéndose progresivo.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris