Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Energía

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 27 de abril de 2006, 21:53 h (CET)
La energía nuclear se hizo presente en la historia del hombre con el mismo negro estigma que la quijada de burro. Su “estreno” fue tan pavoroso como lo sigue siendo el recuerdo de las dos ciudades japonesas aniquiladas por sendos artilugios que marcaron el fin de la Segunda guerra mundial, aunque no de los sucesivos conflictos sangrientos que, desde entonces, en el mundo han sido. La misma palabra “atómica” estremece más que ilusiona. Un motor de explosión, como fuente de energía, aunque siga alimentado con algo tan discutible como el petróleo, en cambio, es sinónimo de leal ayuda para moverse el hombre sobre la corteza terrestre, o para cortar el césped.

Estupefacta la humanidad por su empleo bélico, vio con reservas cómo se fue aplicando en fines pacíficos como fuente energética, con sus riesgos, pero posiblemente menos contaminante que otras, y, por esencia, prácticamente inagotable. Aún así, y todo, se vivieron años de sobrecogimiento durante la llamada guerra “fría”, en que la amenaza de catástrofe global llegó a ser palpable. El recelo de los organismos internacionales con el Irán de los clérigos musulmanes reside en el temor de que no sólo la desea para disponer de más electricidad. Pero esta es otra cuestión; Israel la tiene en forma de bomba, y tampoco acepta inspecciones de las citadas instituciones. Resulta incomprensible, que, existiendo el poder autoritario de los actuales ejércitos internacionales, no se instale, bajo la adecuada supervisión y vigilancia, una fuente de energía nuclear de libre disposición para los países que la demanden. Más, este recurso es fácil, y hasta cierto punto de vista sencillo de obtener dado el desarrollo alcanzado. La memoria de la trágica experiencia de Chernobyl, todavía viva, ha servido para encuadrar la rígida seguridad del manejo que esta energía requiere.

También, cada día amanece, y lo hace, obviamente, porque el sol alumbra. El astro es una fuente energética inagotable mientras nuestro firmamento exista. Casualmente, los países más necesitados de energía para el desarrollo, son, también, los que disponen de más cantidad de horas de luz al año. Aquí es donde se hace evidente la incoherencia de las políticas energéticas nacionales; un país como Alemania, en 2010, espera tener el 20% de su energía de origen fotovoltaico. Mientras tanto, España que es su mayor proveedor de placas solares, paradójicamente más soleada, tiene su producción solar menor que la obtenida por los molinos que han adornado la orografía ibérica. Algo está diciendo, clamorosamente, que mientras no se haya agotado el último palmo de tierra expuesto al Astro rey para producir energía, parece que el recurso nuclear es un camino corto, un recurso fácil.

La energía fósil, tanto líquida como gaseosa, es la mas cómoda porque todos los sistemas de transformación al uso, se alimentan de ella, y la inercia, es la inercia. La nuclear, como se ha dicho, resulta la de más fácil trámite, aun con toda la polémica que la rodea. Y, tanto la eólica terrestre como la marina -casi inexistente-, o, la inagotable y asequible de origen solar, se despilfarran.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris