Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Vistalegre, dos años después

Sergio González

jueves, 27 de abril de 2006, 21:53 h (CET)
El pasado domingo se llevó a cabo el acto de celebración del segundo aniversario de la proclamación de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno español. Ante un auditorio entregado, al que llegaron personas desde todas las partes del territorio nacional y con el obligado retraso por las obras que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, lleva realizando desde tiempo atrás en la M-30, supo sacar partidos a sus principales logros. Su gestión, claramente aplaudida por el público, fue el punto de inicio de un día que pasará a los anales por ser la plataforma de lanzamiento de los principales candidatos que presentará el partido progresista tanto al Ayuntamiento de la capital como a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Con la ayuda de todos los ministros del gabinete del mismo, a excepción formal de los titulares de Industria y Comercio, José Montilla, y Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, supo sacar los aplausos de un público muy entregado a la causa que respondió como hacía tiempo no ocurría. Pero, los acontecimientos acaecidos los días previos en relación a la posible ruptura del alto el fuego decretado por la banda terrorista ETA a partir de la quema de la ferretería de un concejal de Unión del Pueblo Navarro (UPN) de la localidad navarra de Barañáin y el lanzamiento de varios cócteles motolov sobre una sucursal de la aseguradora Mapfre de la ciudad vizcaína del margen derecho de la ría del Nervión, Getxo, obligaron al jefe del Ejecutivo a lanzar un mensaje de calma y a oponerse a cualquier tipo de diálogo si se mantiene la extorsión y el uso de la violencia para conseguir fines políticos.

En lo referente a la elección de los representantes que se presentarán a las elecciones municipales y autonómicas previstas para el último domingo de mayo del próximo año es importante señalar que es más que segura que el hijo de emigrantes y casi presidente de la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, se postulará como único candidato a las primarias de su partido, hecho confirmado con el apoyo que mantiene entre los distintos sectores que componen el Partido Socialista de Madrid (PSM). Por el contrario, no está asegurada la reelección como aspirante a la Casa de la Villa de la malagueña Trinidad Jiménez que ya hizo lo que pudo en los anteriores comicios ante el ex presidente de la propia Comunidad, Alberto Ruiz Gallardón, y que ahora aspiraría a una hipotética victoria en coalición con Izquierda Unida. Frente a su propuesta, se ha especulado con otras como las del máximo representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea y ex ministro de Educación y Asuntos Exteriores, Javier Solana, y la del ex presidente de Castilla-La Mancha y hasta hace poco titular de Defensa, José Bono, aunque ninguna de ellas ha tenido calado entre la militancia socialista.

El puesto vacante en la jefatura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha dejado de estarlo toda vez que el Fiscal General del Estado haya propuesto al fiscal jefe antidroga, Javier Zaragoza, como máximo representante del organismo público. Pese a que en la votación se produjo un empate entre el propio Zaragoza y el fiscal del Tribunal Supremo y miembro de la Asociación de Fiscales (AF), Fernando Sequeros, la mano derecha del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, optó por proponer el nombre del primero de ellos para ocupar el cargo que abandonó Eduardo Fungairiño por discrepancias con Conde Pumpido. Para poder desempeñar esta función no sólo se presentaron estos dos sino que otros fiscales como los del Tribunal Supremo, Bartolomé Vargas, José Huete, Luis Bardají y Álvaro Redondo, o los propios de la Audiencia Nacional como el díscolo Ignacio Gordillo y Fernando Burgos también concurrieron a una votación marcada por el equilibrio.

El nuevo Fiscal Jefe es un experto jurídico en temas relacionados con el narcotráfico, pues lleva más de dieciocho años en la carrera judicial destapando multitud de interrogantes relacionados con las drogas y deteniendo a muchos de los narcos más conocidos del país. Éste miembro de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) actúa de enlace de la Red Judicial Europea para asuntos relacionados con la delincuencia organizada relativa al narcotráfico y blanqueo de capitales. Además, es miembro del Observatorio Español sobre Drogas y consultor de una multitud de organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) o el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID).

En su cargo dentro de la Fiscalía Antidroga ha puesto en marcha decenas de procesos judiciales contra el mundo del contrabando, entre las que destacan la “Operación Nécora”, el caso “UCIFA” o la detención de los capos gallegos como Sito Miñanco, Manuel Charlín o el famoso abogado, Pablo Vioque. De esta manera se ha ganado la animadversión de un mundo que intentó asesinarlo hace algo más de tres años pese a que tiene una multitud de premios relacionados con el compromiso social como el Premio Solidaridad Nacional o la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Rojo.

Las elecciones en Hungría consolidaron la polarización de la sociedad en torno a las dos grandes formaciones del país magiar, por un lado el Partido Socialista de Hungría (MSZP), y por el otro el conservador Fidesz, quienes se han alternado consecutivamente en la jefatura de Gobierno. Así pues, tras una primera vuelta favorable a los socialistas y sus socios liberales de la Alianza de Demócratas Libres (MDF), la segunda no iba a ser menos, y, a pesar de los pronósticos que apuntaban a un empate técnico, los socialistas se llevaron una victoria holgada que obligó al ex primer ministro y líder de los moderados, Viktor Orban, a dimitir de su puesto. Conforme avanzaron los resultados se dieron a conocer unos datos muy favorables para la continuidad del actual Ejecutivo, ya que el primero de los partidos, el progresista, alcanzó 190 de los escaños en juego, que unidos a los 20 de su “pareja de baile” conforman una sólida mayoría para el líder del Gobierno desde 2004, Ferenc Gyurcsany. La otra cara de la moneda vino para los partidos de centro-derecha y derecha, pues si el Fidesz obtuvo unos discretos 164 escaños, su aliado natural, el ultracatólico Foro Democrático, sólo supo alcanzar los 11 representantes en el Parlamento.

El complicado sistema electoral ha beneficiado a un líder joven que procede del Partido Comunista de Hungría, Gyurcsany, que debe emprender muchas reformas para acabar con el acuciante déficit del 6 por ciento y la deuda externa superior al 60 por ciento. Entre sus principales objetivos destacan la integración del país en la Eurozona en 2010, la consecución de los derechos de los más desfavorecidos, la subida de las pensiones o las rebajas fiscales, medidas económicas que pretenden consolidar a un país que hasta hace poco tiempo aún dependía financieramente de los estados surgidos tras la desintegración de la Unión Soviética.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris