Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Administraciones públicas   Recompensa   Protocolo  

La distinción como técnica de fomento

Los honores y las condecoraciones han existido siempre en todas las épocas y regímenes políticos
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
miércoles, 20 de marzo de 2019, 15:56 h (CET)

La relación entre el protocolo y el derecho premial tiene su justificación, en primer lugar, en que ambos tienen base jurídica y, en segundo, en que ambos surgen para dar honor y distinción.

Los honores y las condecoraciones han existido siempre en todas las épocas y regímenes políticos. Desde sus orígenes, tanto las recompensas como las penas han estado íntimamente ligadas al marco del derecho, la primera como castigo y la segunda como premio al comportamiento humano.

Tanto la recompensa como la pena también se consideran una llamada de atención a la comunidad ya que se ponen como ejemplos al sancionado y al distinguido ante la sociedad con el objetivo de evitar seguir el camino del segundo y tomar como ejemplo al primero.

Jeremy Bentham, jurista del siglo XIX, indica que una de las funciones del derecho es la promocional para alentar por medio de premios e incentivos a los ciudadanos. En este mismo sentido habla Norberto Bobbio, jurista del siglo XX, quien señala que existen diferentes premios basados en bienes económicos, sociales, morales o jurídicos. Por esta razón, el derecho ejerce una función promocional para alcanzar diferentes bienes, como puede ser el bien moral que hace referencia a las condecoraciones.

Esta reflexión se puede relacionar con el término jurídico de fomento: «acción de la Administración encaminada a proteger o promover aquellas actividades, establecimientos o riquezas debida a los particulares y que satisfacen necesidades públicas o se estiman de utilidad general, sin usar de la coacción ni crear servicios públicos». La Enciclopedia jurídica añade a esta definición que la «actividad fomentada no ha de ser exclusivamente de los particulares o privada, sino que puede ser también actividad de otros entes públicos».

Francisco López-Nieto nos enseña que el derecho premial ayuda a la Administración a realizar su labor de fomento otorgando premios y recompensas a los ciudadanos.

En definitiva, el derecho premial o de recompensas está íntimamente relacionado con las acciones de fomento que la Administración lleva a cabo para conseguir el honor de una conducta adecuada y ejemplarizante para la sociedad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"Un mundo mejor es posible"

A lo largo de una hora el Padre Ángel nos tuvo embelesados con su mensaje

Inductancias

Desdeñamos los condicionantes...para pasar a los lamentos necios de los descuidados

Gobernabilidad

​Si el 10N el resultado es similar al de las anteriores elecciones generales y, según dicen los expertos en estas cuestiones, puede serlo muy probablemente, el bloqueo político puede prolongarse de modo indefinido

Reforestar la Amazonía de manera exponencial a través de un crowfunding

​En lo que va de año, en la Amazonía se han registrado más de 74 mil incendios según datos del INPE

Pedro Sánchez contra Pedro Sánchez

¿Cómo va a reaccionar el electorado?, ¿Se va a dejar arrastrar (engañado o no) por algo posterior? ¿Se beneficiarán Casado, Iglesias, Rivera, o Abascal? ¿Lo visto fomentará la abstención?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris