Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La banda del bisturí

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
martes, 25 de abril de 2006, 21:47 h (CET)
Debe ser conococido por todos que, con la cobarde anuencia del Estado, y compuesta por un reducido número inconexo de beatos, localizables y peligrosos médicos, la mal llamada banda del bisturí se dedica desde hace años a, previo pago de unos módicos honorarios, la discreta mutilación genital de niños por encargo (actuación totalmente injustificable desde el punto de vista terapéutico). De boca en boca, y a través de puntos de información más que obvios, se encuentra flemáticamente arrellanada en su blanca consulta del Hospital o Clínica menos pensado, al servicio permanente de devotas familias llegadas de aquí y de allá con el único objeto de someter a sus hijos pequeños a una definitiva circuncisión religiosa. Su sencillo, rápido y brutal modus operandi consiste, por ejemplo, en poco más que un análisis de sangre, una anestesia local totalmente contraindicada, el mordisco sanguinario de unas bastas pinzas de ginecología, tintura de yodo, un antibiótico, una gasa, un tubo de pomada Thrombocid, un pañal y a la calle. Sólo si surgiera un imprevisto se extendería, a posteriori, un falso diagnóstico de “Fimosis” para tapar la boca de los entrometidos.

Aberración sobre aberración, la inveterada impunidad colofón de estas sistemáticas e irreparables agresiones pone en serio entredicho la misma integridad de instituciones y personas presuntamente responsables de velar por la defensa de los derechos de la infancia. Jueces, fiscales... sociedad toda. ¿Dónde están cuando más se necesitan? Pregúntele al médico, polícia, maestro o asistenta social más cercano qué saben al respecto de estas carnicerías cotidianas y por qué no las denuncian. A lo mejor puede ver como más de uno traga saliva.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris