Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Nunca se sabe quién ni cómo te la va a meter doblada

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 24 de abril de 2006, 21:57 h (CET)
“Sentado en el quicio de la puerta”, así dice una de las canciones más conocidas y tarareadas del cantautor asturiano Víctor Manuel: “El abuelo Vítor”. Claro está, a la vista queda, que hay muchos que no se entretienen, sobre todo en estos tiempos que corren y no sólo por la prohibición legislativa, con un pitillo entre los labios, sino que, por el contrario y/o al mismo tiempo, amasan entre sus manos alguna que otra cosa más. Seguimos presenciando, medio atónitos medio indiferentes ya –es lo que tiene la inmediatez mediática-, los sucesivos capítulos del culebrón marbellí –curioso ver cómo la pasada Semana Santa la gente se agolpaba junto al Consistorio de Marbella para sacarse fotos, la misma actitud que uno de los principales imputados tenía para con los animales que adornaban los rincones de su casa-.

Pero cual virus que se extiende y muta, la corrupción se presenta de una y mil formas, aunque sus variantes no dejan de tener sus características iniciales y comunes. En Marbella, y en todas las zonas a las que ya ha alcanzado, ésta se ha manifestado de manera preponderante en forma de cemento y ladrillos. El urbanismo es una de esas mutaciones, quizás la más visible, pero no la única. Existe esta corrupción con una componente sobre el territorio físico, aunque también otra sobre un espacio completamente distinto al tiempo que directamente relacionado: los despachos. Los depredadores son animales que se adaptan cual camaleones a todas las situaciones y escenarios, se camuflan, mutan sus pieles, para luego atacar a sus presas y saciar su voracidad desmedida.

Algunos y algunas no saben conformarse con lo que tienen –que ya es bastante y deberían dar gracias por ello-, sino que parece que no quieren encontrar el modo de apagar su insaciable apetito. Ya se dice que “quien hace la ley, hace la trampa”, y quien tiene un despacho puede pensar ¿por qué no tener dos?. Ocurre lo mismo con los coches –un utilitario y un deportivo-, con las casas –la residencia habitual y la segunda vivienda de vacaciones-… No sólo se dan estos atropellos en el sur o levante, aquí en el norte también tenemos casos similares tanto de uno como de otro. Sin ir más lejos ni menospreciar los méritos profesionales de la susodicha, por aquí cerca una concejala en un ayuntamiento ha conseguido la plaza de agente de desarrollo local en otro municipio vecino. No puedo valorar si ella es la mejor o no entre las 20 personas candidatas puesto que no tengo las vidas laborales de todas ellas. Tampoco si las sospechas y acusaciones por parte de la oposición, sobre la transparencia en el proceso de selección son reales o no, entre éstas algunos méritos conseguidos con designaciones a dedo.

No seré yo quien haga una acusación sin pruebas, pero sí me quejo de un desagravio comparativo para con otras muchas personas, entre las que bien podría incluirme como posible candidato a dicha plaza. Esta concejala, para cumplir uno de los requisitos necesarios en este proceso selectivo, estar inscrit@ en las listas del INEM, solicito que, durante 2 meses, el tiempo de duración de dicho proceso, se le retirase su sueldo como liberada con exclusividad, eso sí, con derecho a recuperarlo en el caso de que la jugada no saliese bien, y quizás en la situación que ahora se presenta ante nosotros. Muchos otr@s, no hemos tenido la misma posibilidad. Quizás por el pequeño detalle de que las empresas privadas no conceden los mismos beneficios que la “empresa” pública y nadie garantiza que puedas disfrutar de una excedencia mini-temporal para, encima, optar a otro puesto de trabajo. No sé si ella habrá visto alguna vez, o mejor dicho, habrá comprendido la premisa que aparece en muchos anuncios de trabajo: “se garantiza confidencialidad”. Aunque much@s lo disimulen muy bien, algo queda claro con los polític@s, nunca se sabe quien ni cómo te la va a meter doblada.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris