Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Sorrocloco

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 21 de abril de 2006, 23:34 h (CET)
Dícese del hombre tardo en sus acciones y que parece bobo, pero que no descuida en su utilidad y provecho. Es la definición que el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua da a dicha palabra. Y que le viene que ni pintada a Carlos López Aguilar, hermanísimo del Ministro de Justicia, que se ocultaba tras este alias para perpetrar sus barbaridades en la página web creada por el Jefe de Gabinete de Jesús Caldera, Julio Pérez Sanz.

Al parecer Carlos López Aguilar se dedicaba a participar en un foro sito en la página web oficiosamente del PSOE llamada “Los Genoveses”. Y allí, rodeado de sus amigos, tildó de “infame tarado” al Presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo –a la que él denomina Asociación de Venganza Talibán-, del que dijo que le había “tocado la lotería” cuando la banda criminal ETA asesinó a su familia. ¿Cabe mayor vileza y mayor indignidad? ¿Es que es una lotería que una pandilla de descerebrados criminales asesine a tu familia? Como se pueden imaginar, descubierto el pastel por Libertad Digital, tanto la AVT como José Francisco Alcaraz han anunciado acciones penales contra el presunto viñetista, que anda por ahí llorando por el descubrimiento de su pseudónimo.

Porque López Aguilar es viñetista y perpetra sus dibujitos en un diario sensacionalista canario dirigido por Carlos Ramón Sosa, que fue jefe de Prensa del PSOE y que está condenado por un delito continuado de calumnias con publicidad. Como ven, todo queda en casa.

Pues bien, el mismo día en que tanto la COPE como Libertad Digital daban a conocer a los españoles quién se ocultaba tras estos miserables comentarios, Carlitos seguía escribiendo y escribiendo en "Los Genoveses". Escribiendo y borrando. Porque después de escribir se dedicó a editar sus comentarios en un vano intento por borrar el rastro de sus fechorías, presuntamente delictivas. Estos de "Los Genoveses" no deben saber lo que son las capturas de pantalla, la caché de Google ni nada por el estilo. Porque eso del borrado masivo ya lo vimos cuando se descubrió hace un tiempo que detrás de la página web mencionada se encontraba un cargo de confianza del Ministro de Trabajo (aún me estoy preguntando si habrán pasado tippex por las pantallas de sus ordenadores).

Eran las ocho y media de la mañana cuando Carlos se jactaba en dicha página Web del espacio que le habían dedicado en los medios. ¡Más que a Zapatero!, presumía. Hacia las cinco y media de la tarde trataba de escudar su infamia tras el argumento del presunto anonimato que según él confiere la red (¿desde cuándo esconderse detrás de un anónimo da derecho a violar la ley?). “Nadie me puede condenar por decir lo que pienso en un foro bajo un nick anónimo”, escribía con claro desconocimiento de la ley y desprecio hacia la legalidadd el hermano del que irónicamente es Ministro de Justicia.

Y, encima, presumía de familia: “cualquiera puede escribir improperios, como tú bien sabes) pero dibujar así, son muy pocos en Gran Canaria los que pueden hacerlo, y la mayoría de ellos es de mi familia”, afirmaba “baja modesto que sube Sorrocloco”.

A la misma hora en que escribía esto –que posteriormente también editó ignorando que media red había hecho ya las correspondientes capturas de pantalla- en esa especie de sede de radicales, las agencias de prensa recibían una nota de disculpa pública. En ella pedía perdón a quien hubiera podido sentirse ofendido por sus palabras y volvía a escudarse detrás del inexistente anonimato. ¡Vaya hipócrita!

Desde el día en que la vileza del hermanísimo fue dada a conocer son numerosos los internautas de izquierdas que no han perdido ocasión para expresar su solidaridad. Pero no con Alcaraz, el Presidente de la AVT que perdió a su familia en un atentado etarra, sino con el miserable viñetista “perseguido por los fascistas”. “Todos somos sorrocloco”, afirman los más exaltados hooligans. Así que ya ven. Para algunos que una banda terrorista asesine a su familia es algo así como que te toque el Gordo de Navidad.

Y todo ello en la misma semana en que en la Audiencia Provincial de Madrid se está celebrando el juicio en el que están imputados tres policías por un presunto delito de detención ilegal y falsificación de documentos. Los que detuvieron a los dos afiliados del PP en una manifestación de la AVT. ¿A esos afiliados del PP también les tocó la lotería? Que responda Sorrocloco, que yo no puedo con tanta indignidad.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris