Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

El color de mi piel

Paco Milla
Paco Milla
viernes, 21 de abril de 2006, 23:34 h (CET)
Velocidad y lenta. Aunque en principio parezcan dos palabras que se contradicen, sin embargo se fusionan en un entrevistador que circula despacio en sus interviús, envolviendo a los entrevistados y “obligándolos” a adaptarse a ella. Me refiero a Quintero. Serena y locura también casan de forma extraña si van unidas, pero sin duda El Loco de la Colina tiene algo de ambas.

Hacía mucho tiempo que no veía el programa, pero cómo agradezco esa velocidad el poco tiempo que paso en el sofá.

Hace unos días observé cómo un joven camerunés decía en un tono pausado (ajeno al que suele vivir) que algunos le despreciaban por el color de su piel y que un día no muy lejano se preguntó a sí mismo: '¿qué han hecho de malo mis padres al traerme al mundo con este color? ¿Somos culpables de algo?

Dado que nunca me gustaron los “Dioses” de 20 años que calzan botas de tacos y son señalados como “becerros de oro”, he de decir que cuando comenzó la entrevista me sentí tentado de “zapear”, pero sin duda me alegré de no haberlo hecho.

Descubrí a un Eto´o que YA no decía, con un micrófono en mano en el Nou Camp: “Madrid, cabrones, somos campeones”. No, no. Estaba mucho más relajado y habló como un auténtico maestro zen.

Él sabe, que por ser quien es y estar donde está, sus palabras y actos van a tener eco y de las dos opciones que tiene: defender el color de su piel o lavarse con Ariel, como el “Jackson Boy”, en mi opinión eligió bien y defiende y lucha por la primera. Te felicito, chaval, por tus palabras se deduce que has tenido que madurar rápido. Te pido que saques una conclusión clara: cuando te amoldas a la velocidad de Jesús “el loco” dices cosas muy juiciosas.

Ya sabemos que en un campo y a 140 pulsaciones esto es imposible, aunque siempre hay un post-partido en el que sacar jugo o dedicar unos minutos a pensar, solo a eso... pensar. Mira, te aporto mi conclusión: Si te vas de un campo porque te llaman negro, el impacto es bestial (primer objetivo conseguido), si te vas de dos o tres, puede seguir siendo positivo, pero si acostumbras al gran monstruo que puebla las gradas a ello, cada vez que te vean con el balón en los pies te llamarán negro, aunque solo sea para que no les cueles algún churrito, por tanto es mejor que te vayas sacando la idea de la cabeza o quizás tu “mister” se encargue de ello. Les estas mostrando tu punto débil.

Si quieres que te diga la verdad, prefiero verte saltando como un mono que intentando marchar del césped. ¿No te llaman mono negro los monos blancos? Pues márcales dos y celébralo haciendo monadas. Al final eso les molestará más. ¿No queréis arroz? ¡Pues tomad dos tazas!

Y no olvides que cuando se habla como un joven maestro zen, los actos deben ser paralelos. Es una enorme responsabilidad siendo tan joven ser el epicentro, sabiendo la enorme repercusión que tendrá cualquier hecho, acto o manifestación, lo sé, pero ¡eres uno de los elegidos!

Tienes todas las armas para vencer: genio, estilo, orgullo de negro, liderazgo, humildad y decisión. Te deseo que las utilices con destreza y de vez en cuando inspira profundo y ponte a la velocidad del “loco”. Eso ayuda.

Oye, que me gustó la entrevista. Felicidades a los dos monos, de otro mono selvático. (Es que aquí llueve mucho... ¿lo he dicho alguna vez?).

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris