Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras   Vida   Amor   Desigualdad   Género  

La mujer y el hombre, reencontrados; hacen familia

“El retorno a la cuna de la vida y del amor, es lo que nos transfigura como especie continuista”
Víctor Corcoba
jueves, 7 de marzo de 2019, 16:12 h (CET)

Emparejados los derechos de género, nos resta encontrarnos y querernos, puesto que la relación varón-mujer es la que nos hace crecer y reencontrarnos como linaje. Por tanto, celebro que se nos inste a repensar sobre el propio ser humano, como persona única, evitando tanto una guerra de intereses mundanos como una uniformidad de identidades. Cada uno es como es y todos nos merecemos el fundamento moral que nos dignifica como persona. A partir de aquí, la genialidad es conjunta y nadie puede ser discriminado, pues la sociedad se construye armónicamente desde las diferencias naturales, mediante una relación de recíproca entrega, al servicio de la aproximación y de la existencia. En consecuencia, el entendimiento de unos hacia otros es esencial. De ahí que todos nos merezcamos una actitud de apertura, de respeto, de acogida y de ternura.

Ciertamente, es el momento de mirar el camino recorrido y de reconocer, más allá de la cuestión mundana de género, que gracias a esa complementariedad de lo “masculino” y de lo “femenino” lo “humano” se ha hecho más poesía, más unidad y más unión. Precisamente, es esta inspiración poética la que nos enriquece y embellece, la que nos hace ser responsables y sentir esta versatilidad de níveo amor, en el conjunto de la obra de la creación. Desde luego, la mujer y el hombre reencontrados en expresiva alianza, son el mejor patrimonio constitutivo de la humanidad, puesto que por sí mismos, se asombran y no se ensombrecen, hacen familia y fraternizan. Por ello, es fundamental eliminar todas las prácticas nocivas que nos deshumanizan y separan, así como de violencia que nos acorralan perennemente. No olvidemos, que el retorno a la cuna de la vida y del amor, es lo que nos transfigura como especie continuista.

Sea como fuere, pienso que hemos sido convocados para ese camino de comunión literaria, en el que la estrofa es el pulso de cada cual y en la que su métrica ha de ser un lenguaje de paz. No importa el género, lo que interesa es la reunión, los diversos gestos y las manos tendidas, para gestar una humanidad que conforme un gran grupo, con más corazón que coraza, dispuesto a vivir y a convivir en esa casa común que es la tierra, con el buen obrar de hacer propio un horizonte trascendente de valores. En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas, hace años, forjaba de manera pública y solemne la Declaración universal de los derechos humanos. Con dicho documento, el tronco humano reaccionaba ante los horrores de la Segunda Guerra Mundial, reconociendo la propia unidad basada en la igual decencia, sean mujeres u hombres. Por aquel entonces, hemos de reconocer que fue un paso decisivo en el camino difícil y laborioso hacia la concordia.

Con el paso del tiempo, hoy nos toca a nosotros, con nuestras acciones, ser más humanitarios, cuando menos para poder superar ciertos conflictos que nos devastan. Quizás tengamos que decir un “si” garante, como esa mujer y ese hombre, que deciden proyectar su energía en común. Sin duda, dicho lo cual, es cardinal que cada uno se esfuerce en vivir su propia historia con una actitud solidaria, reconociendo en este desprendimiento de uno mismo la fuente de la propia existencia y la de los demás. Sobre la base de este umbral significativo se puede percibir el valor incondicionado de todo ser humano (no importa para nada el género) y, así, poner las premisas para la construcción de una humanidad sosegada. Sin este fundamento vital, la sociedad es sólo una agrupación fría de ciudadanos, y no una corporación de moradores hermanados, llamados a formar un gran hogar. Tal vez, ubicado en el edén, donde gobierna el universo del verso como aire salvavidas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris