Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Argantonio

Pepe López
Redacción
viernes, 21 de abril de 2006, 01:47 h (CET)
Allá por Junio de 1943, examinándome de Reválida, el Catedrático Don Juan de Mata Carriazo me preguntó por Argantonio. Me quedé estupefacto y debí poner tal cara de asombro que se sonrió compasivamente por mi ignorancia y a continuación me dijo que le hablara de los tartesios. Le contesté cuatro vaguedades y él mismo me dijo que el tal Argantonio había sido el rey de los tartesios.

Aquella anécdota hizo que me haya interesado todo lo relativo a nuestros ancestros andaluces y que me quede extasiado cuando contemplo, en el Museo Arqueológico de Sevilla, el tesoro tartesio del Carambolo, descubierto precisamente por el Sr. Carriazo.

Argantonio fué el verdadero “Padre de la Patria Andaluza”y reinó por los siglos VII y VI antes de Cristo durante muchos años sobre todo lo que es hoy Andalucía. Era rico en metales y tenía leyes en verso con más de seis mil años de antigüedad. Tal dicen la leyenda y la protohistoria.

Creo, sin exageración, que fundó la Nación andaluza muchos siglos antes de que Recaredo y los Reyes Católicos establecieran lo que hoy es la Nación española.

Todo este preámbulo viene a cuento porque en estos días los “prohombres” de los partidos andaluces andan discutiendo sobre un nuevo Estatuto y no se ponen de acuerdo sobre la definición de Andalucía.

Al final ha prevalecido la opinión de Chaves, posiblemente tras una llamada desde la Moncloa, para no estropear a Zapatero su metedura de pata en el Estatuto catalán y, según dicha opinión, Andalucía es una “realidad nacional”. Claramente dicho: ¡Una Nación!

Yo sigo emperrado en que aquí no hay más que una Nación que es España, a no ser que nos remontemos hasta Argantonio, lo que sería un solemne disparate.

Yo aconsejaría a D. Manuel Chaves que nombre a mi querido y admirado Argantonio “Padre de la Patria Andaluza” y disponga excavaciones hasta encontrar las célebres leyes en verso.

Y, por Dios, que tenga en cuenta que la modificación del Estatuto nos trae al fresco a la inmensa mayoría de los andaluces y no se empeñe, por aquello del “café para todos”, en otra cosa que en reconocer a Andalucía como una región de la España una e indivisible que dice la Constitución, pero nunca una Nación distinta pues los votos, por muy avanzada que se nuestra democracia, no pueden variar la esencia de las cosas.

¡Vivir para ver!
Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris