Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Capitán Trueno en el asfalto

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 18 de abril de 2006, 02:57 h (CET)
La igualación de la media de accidentes mortales en esta Semana Santa con la anterior -en el momento en que escribo estas líneas- circunscribe el fracaso de la reprimenda a las conciencias ciudadanas de la DGT, así como el fracaso de los dispositivos y líneas de actuación sancionadoras (o penalizadoras en curso). Si atendemos sólo a Galicia el mismo sábado con 13 defunciones donde se superaban las 11 del año pasado, algo podría decirse de la educación vial así como de las condiciones de las infraestructuras viarias. Viene bien recordar aquel calificativo escatólogico del Plan Galicia que hizo una actual ministra del Gobierno. En un país donde las leyes sobre educación no se consensúan, la educación vial no parece ser una de las asignaturas fuertes para nuestros hijos. Después del trágico accidente gallego de un conductor de 18 años sin carné, llevando a su madre que murió, no parece ser que hayan surtido efectos las recomendaciones y análisis de la DGT. Descansar y detener el vehículo en caso de somnolencia, adaptar la velocidad a las condiciones de la vía, el tráfico y la climatología, no consumir alcohol, utilizar el cinturón de seguridad, las sillas de sujeción para niños y el caso en el caso de los motoristas, no parecen malos consejos. Pero como la simiente debe tener tierra fértil para ser cultivada, poco abundante en latifundios del relativismo autodidacta.

El ejemplo no se practica con la sanción al conductor, cuyo objetivo notorio alcanza patéticos casos como bajas en guardia civiles (se dice que por depresión) por tener que llevar un determinado número de denuncias de tráfico. El respeto a la vida de los demás y la propia es principio básico sobre el que no se reflexiona en la enseñanza. Nada más democrático subsumido en los derechos del hombre, que puede y deber ser insertado en la formación de los menores en los colegios e institutos. Sin olvidarnos de la educación en la propia familia, que es la que realmente vigila a los hijos y deben ser el punto de mira con su ejemplo. De poco vale la sanción o pena cuando el mal está hecho, que no se dilucida si el bien y el mal están difusos. Como diría el mítico grupo hispano, ven Capitán Trueno haz que gane el bueno. Que triunfe el bueno y el bien, también en el asfalto.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris