Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

La caída de 'Il Cavaliere'

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 18 de abril de 2006, 02:57 h (CET)
Parece que corren malos tiempos para esa derecha neoconservadora nacida de las cenizas del fascismo que hasta hace pocos días dominaba cualquier rincón de la vieja Europa. ¿Qué ha pasado con los cuatro amigos que reían juntos mientras el mundo sufría sus decisiones?. Esos cuatro mosqueteros en busca de la paz mundial. Cuatro señores que en más de un momento hicieron temblar nuestros cimientos. Hablamos de Bush y compañía, sus amigos Blair, Aznar y Berlusconi. Cuatro hombres con un mismo destino: ser los dueños del mundo.

Mucho ha pasado desde entonces y ellos son los primeros que lo han notado. Aznar se dedica ahora a parafrasear citas anglosajonas y poco cosa más porque el 14 de marzo de 2004 el pueblo español se hartó de él y de su partido. ¿Qué sucede ahora? Berlusconi ha sido el siguiente en caer. Si por momentos pareció que Blair sería el siguiente a Aznar en la lista, o incluso nuestro “querido amigo” Bush, ambos han conseguido salir airosos de momento.

Berlusconi, un showman por excelencia; un hombre que se compara con Napoleon, Jesucristo, Churchill; un hombre que controla la mayoría del circo mediático de Italia; Un italiano que es el más rico y poderoso de Italia, bueno ya no, gracias a Dios en Italia han votado bastantes gilipollas. Si, digo gilipollas, y lo digo porque el Sr. Berlusconi tildó a todo aquel que se decidiera a votar a la coalición de centro-izquierda encabezada por Romano Prodi de ser “un autentico gilipollas” por no saber lo que de verdad es lo mejor para ellos. ¿Qué podemos esperar de una persona que lanza por su boca frases como “con Prodi vuelve el comunismo y resurgen los fantasmas de Stalin, Mao Zedong o Pol Pot”?

Con el Sr. Berlusconi al mando de este gran trasatlántico, llamado Italia, muchos han sido los giros a estribor – derecha – en alta mar, muchas las faltas a esa democracia tan pisoteada, muchas las leyes creadas en beneficio de su persona, muchos los presuntos delitos e innumerables casos de corrupción que le han salpicado desde 1979 cuando fuera condenado por primera vez. La situación de Italia era y es dramática. Dejando a un lado la política, la economía italiana está por los suelos creciendo apenas siete décimas anuales, teniendo un déficit del 4% y una deuda pública que excede el 105% del PIB, violando reiteradamente los criterios del Tratado de Maastricht. Mucha gente ve en Italia el reflejo, el mismo camino de nuestra querida Argentina, la ruina.

Uno de los mayores giros a estribor de este barco fue la famosa y cuestionada Ley para la Reforma Electoral. Una ley como último intento de Berlusconi para lograr perpetuarse por los siglos de los siglos en el poder. Una ley que volvía a instaurar el sistema proporcional y las listas cerradas, además de un claro favoritismo a las mayorías, como el caso de su partido Forza Italia, y claros impedimentos para los partidos minoritarios – en su mayoría partidos de izquierda –, secesionistas e independientes. Hecha la ley, hecha la trampa. Mirando los resultados detenidamente ya hay más de un politólogo que se lanza a advertir que si Berlusconi no hubiese reformado el sistema electoral hubiese ganado las elecciones. La avaricia rompe el saco amigo Silvio.

Me alegro de que el pueblo italiano se haya dado cuenta de que tenemos que sacar de nuestras instituciones a esta clase de gente; a esta derecha abusiva que no hace sino oprimir las voces que se alzan en su contra; a esta derecha que quiere controlar el mundo, sin importarle a que precio.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris