Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Garcilaso de la Vega   Sentimientos   Amor   Poesía  

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras
Raúl Galache
@RaulGalache
lunes, 18 de febrero de 2019, 21:35 h (CET)

Garcilaso de la Vega tuvo un paso efímero por el mundo; poco más de treinta años, muchos de ellos entregados al amor desaforado a una mujer que nunca le correspondió. Lo mismo el bueno de Garcilaso, a pesar de su pena amorosa, fue un tipo alegre, dado a la algarabía y al despiporre, y se lo pasó como un gorrino en su charco de barro. Puede ser. Pero lo que le ha hecho inmortal es el sufrimiento, su lamento de amor frustrado, o más bien, el modo en que lo expresó.

Los sentimientos no acaban de hacerse ciertos hasta que les ponemos palabras. Sin ellas, son un engendro balbuciente que lucha por cobrar forma humana. Cada uno ama como puede y como sabe, seguramente no hay dos personas que lo hagan del mismo modo, igual que no hay dos pedos de distintos vientres que huelan igual, pero sí reconocemos el amor de acuerdo a unos cánones comunes, y estos están hechos de palabras. Garcilaso no amó a Isabel Freyre del mismo modo que Petrarca a Laura, pero el florentino le enseñó al toledano a saber lo que sentía y a poder expresarlo. Martínez Aguirre escribió un magnífico poema en el que defendía que el amor es un género literario; así acaba:

“Supongo que nosotros / no amamos como Shakespeare, ni Shakespeare como Dante / ni Dante como Safo / ni Safo como nadie”. Son los poetas los que nos han enseñado a amar; la poesía, sí, y, tras ella, la novela, la música, el cine… Así, algo tan cierto como el amor tiene su origen en la ficción.

Se equivoca la gente cuando dice que la poesía no sirve para nada. Sirve. Y mucho. Para dar disgustos. Por eso, desocupado lector, nunca te fíes de un poeta: llevan el alma llena de aire y las manos repletas de versos. Si ves uno por la calle, no lo dudes: acaba con él. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris