Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   independentismo   Constitución   Catalauña   Política  

​Los independentistas y sus violencias

Una parte no puede levantarse contra el todo de una nación
Francisco Rodríguez
viernes, 15 de febrero de 2019, 19:14 h (CET)

Los independentistas catalanes tratan de mantener que la democracia está por encima de la ley lo que resulta absurdo, pues la democracia significa el poder de todo el pueblo frente al sistema aristocrático en los que el poder se ejercía por los que se consideraban o eran reconocidos como “los mejores”, el sistema absolutista del monarca que se consideraba delegado de Dios mismo y reinaba “por la gracia de Dios”, o el sistema dictatorial en el que una persona o un partido concentra todo el poder imponiéndolo por la fuerza de las armas o el terror que son las tiranías aún presentes en nuestro mundo.


Todos los sistemas se han ensayado a lo largo del tiempo y algunos siguen vigentes, pero el que ha resultado más aceptable ha sido la democracia, siempre y cuando no resulte excluido ningún grupo humano, como ocurrió con los negros en USA, que, después de estar presumiendo de democracia desde finales del siglo XVIII, no aceptaron a los afro-americanos hasta 1967 gracias a la denodada lucha de Martin Luther King o el Imperio Alemán que excluyó a los alemanes de origen judío asesinándolos.

Las democracias se sustentan en una constitución en la que se determina el sujeto soberano y el territorio de la misma y se estatuyen las formas en que se ejercerá el poder por todos los ciudadanos. España ha redactado varias constituciones desde la de 1812 a la de 1931 que tuvieron desigual fortuna y duración, hasta que en 1978 nos dimos la que pensamos y deseamos que tuviera una vida larga y fructífera, pero he aquí que parte de los españoles que viven en Cataluña, los que se consideran una raza superior, llevan años intentando romper la unidad de España y convertirse en una nación independiente saltando por encima de las leyes que son precisamente las que forman el entramado democrático.

La Constitución Española no es intocable, en ella se prevé la posibilidad de modificarla por lo que podrían intentar esta vía, pero saben de su imposibilidad ya que los que reclaman la independencia no son todos los españoles que viven en Cataluña sino una minoría supremacista que viene vendiendo sus votos por prebendas, que la han llevado a resultar beneficiada frente a otras regiones españolas y a gozar de un autogobierno a todas luces excesivo.

Para lograr sus fines han ido utilizando su lengua y su historia inventada para presentarse en la escena internacional como víctimas del Estado Español y se han lanzado a una rebelión, a un golpe de estado, que esperaban fuera apoyado por la Unión Europea, cuyos autores merecen ser castigados y que sirva de aviso a otras regiones que también tienen o han tenido veleidades separatistas.

Estos golpistas no son presos políticos sino políticos presos que han pasado de sus ensoñaciones independentistas a utilizar la desobediencia, el desacato y la violencia contra el Estado, cuando esas mismas personas son los representantes de la nación española en aquella comunidad autónoma.

Su defensa carece de consistencia ya que sus ideas podían haberlas defendido en el Congreso y el Senado del que forman parte si fueran razonables, pero la violencia organizada no tiene cabida frente a la nación de la que forman parte, que votaron en su día y de la que han obtenido, seguramente, excesivas ventajas.

Ni el gobierno ni las instituciones pueden mostrar debilidad ante los desmanes provocados por los que creyeron que podrían doblegarnos.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La esfera china

Estados Unidos, la parte más maciza que restringe la vaga voluntad imperialista del gigante asiático, continúa siendo obstáculo y oportunidad en el ámbito económico

Esperanza y conocimiento

En el libro de Richard Rorty titulado ¿Esperanza o conocimiento? se plantean numerosas cuestiones sobre el pragmatismo filosófico

¿PSOE, PP y Ciudadanos absteniéndose? ¿Estamos locos?

“La primera obligación de un gobierno es proteger a la gente no dirigir sus vidas” Ronald Reagan

Bellotas

Para Alejandro González Segura

Nudo totalitarismo

​La misión del Estado es proporcionar los instrumentos necesarios para que los padres elijan la educación que consideren conveniente y necesaria para sus hijos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris