Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Dogmas y pensamiento único

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 12 de abril de 2006, 20:45 h (CET)
Uno de los frentes más virulentos que tiene abiertos la Iglesia católica por todas partes es, sin duda, el de los que sin pertenecer a ella, la acusan de creerse poseedora de la Verdad y promover y proponer a todos dogmas en su enseñanza.

Por dogma se entiende según el DRAE “la doctrina de Dios revelada por Jesucristo a los hombres y testificada por la Iglesia”. Desde sus inicios la comunidad de Jesús , según la enseñanza del Evangelio, se ha considerado la depositaria fiel de la revelación del Hijo de Dios a los hombres, frente al rechazo de los ateos y anticlericales.

Cosa curiosa, “el dogmatismo” que achacan a la Iglesia, se está imponiendo, en otro orden de cosas, a través del pensamiento único y de lo políticamente correcto en los grupos políticos y de presión, a la entera sociedad. Sin ir más lejos el loby gay –cien por cien anticlerical- acusa de homófobo a todo aquel que disienta de sus dogmas sobre la bondad de la homosexualidad. Es el caso de un profesor del Instituto Salvador Allende de Fuenlabrada, que dimite, presionado por informar, a petición de sus alumnos, sobre el riesgo de las relaciones homosexuales.

Nuestra Carta Magna reconoce en su artículo 20 el derecho a la libertad de cátedra, pero con el tema de la homosexualidad, los profesores de Religión viven atemorizados por la constante presión mediática y ambiental ejercida sobre ellos. Vivir para ver.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris